Página principal
Tienda de minerales
Página principal de entretenimiento
Mensajes de Power point
Mensajes de autoestima y crecimiento personal
Tarot Ángel Custodio
Tarot semillas de Ángel
Tarot Osho Transformación
Tarot Osho Zen
Oráculo de los cristales
Tarot de los Arcturianos
Tarot Mandalas
Cartas Kryon
Afirmaciones de Jorge Adoum
734 Pensamientos de Samael Aun Weor
Enlaces a páginas web muy interesantes
Varias web científicas
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 

 

 

16. Relámpago                                                          Zen Tarot Card
Lo que hace la meditación, despacio y poco a poco, un buen grito del maestro, inesperado, en la situación en que el discípulo estaba preguntando algún cuestionamiento, y el maestro da un salto y grita o lo golpea, o lo echa fuera por la puerta o le brinca encima...

Estos métodos no eran nunca conocidos. Fue sólo el mismísimo genio creativo de Ma Tzu, y él hizo a muchas personas iluminarse. A veces se ve gracioso: tiramos a un hombre por la ventana, de una casa de dos pisos, y el hombre ha venido a preguntar acerca de qué meditar. Y Ma Tzu no sólo lo aventó, sino que saltó detrás de él, le cayó encima, se sentó en su pecho y dijo: “¡¿Lo tienes?!”

Y el pobre tipo dijo: “Sí” – porque si dices “No”, ¡Él puede golpearte o hacer algo más! Ya es suficiente – su cuerpo está fracturado, y Ma Tzu, sentado en su pecho, dice: “¿Lo tienes?” Y de hecho lo tiene, porque fue tan repentino, de la nada – nunca lo hubiera podido concebir.
Osho Isan: No Footprints in the Blue Sky Chapter 4                  

Comentario:
La carta muestra una torre siendo quemada, destruida, hecha pedazos. Un hombre y una mujer están saltando de ella no porque quieran, sino porque no tienen elección. En el fondo está una transparente y meditativa figura representando la conciencia siendo testigo.

Tú puedes estar sintiéndote bastante tambaleante ahora mismo, como si la tierra estuviera sacudiéndose a tus pies. Tu sentido de seguridad está siendo retado, y la tendencia natural es tratar de aferrarte a lo que puedas. Pero este terremoto interior es tanto necesario como tremendamente importante – si lo permites, tú emergerás de los escombros más fuerte y más disponible para nuevas experiencias.

Después del fuego, la tierra se reabastece; después de la tormenta el aire es claro. Trata de observar la destrucción con desapego, casi como si estuviera sucediéndole a alguien más. Di sí al proceso encontrándote con él a medio trayecto.