Líneas de energía

 

 
 
Tienda de minerales
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

  Cantidad de energía Estabilidad y solidez Hace 5 años Hace10 Hace 15
En general          
Parte delantera          
Parte trasera          
Parte derecha          
Parte izquierda          
           

La medida se realiza del 0 al 10, aunque siempre se puede sobrepasar esta medida en ambas direcciones.

Siempre se puede inventar una nueva pregunta, que sea clara y concisa, y realizar su respuesta radioestésica.

Después de cada medición hay que hacer un reset o limpieza mental antes de empezar con la siguiente pregunta.

Después de varias preguntas y respuestas, podremos descubrir alguna información relevante y a partir de ahí, trabajar la salud con consciencia. O sea hay que analizar los datos obtenidos y sacar conclusiones. Si en dónde más flojo esta de energía es en el campo mental, tendremos que focalizar, poner nuestra intención y trabajo terapéutico en el campo mental. Aqui en esta web encontrarás muchas posibilidades de descubrir técnicas terapéuticas y espirituales que las puedes prácticar tu sólo. Una de las mejores técnicas terapéuticas es la trasmisión de energía mediante la concentración, meditación, imposición de manos, etc.

La energía que actúa detrás de la manifestación material del cuerpo y sus funciones y capacidades está compuesta por un sistema energético complejo sin el cual no podría existir el cuerpo físico. Este sistema energético está formado por tres componentes fundamentales:
            1 ) Los cuerpos no materiales o cuerpos energéticos.
            2) Los chakras o centros energéticos.
            3) Los nadis o canales energéticos.
            En este sistema los nadis constituyen una especie de arterias intangibles. La palabra «nadi» procede del sánscrito y significa aproximadamente «tubo», «vaso» o «arteria». Su función consiste en conducir el «prana» o energía vital a través del sistema energético no material.
            La palabra sánscrita «prana» puede traducirse por «energía absoluta». En el ámbito cultural chino y japonés esta fuerza vital universal se denomina «chi» o «ki». Representa la fuente original de todas las formas energéticas y se manifiesta en diferentes áreas existenciales mediante frecuencias distintas. Una de sus manifestaciones es la respiración, una de las formas por las que podemos absorber «prana» dentro de nosotros.

                           

            El plano de la consciencia de toda forma viva depende de las frecuencias del «prana» que puede absorber y almacenar. Así, por ejemplo, en los animales encontramos gamas de frecuencia más bajas que en el hombre, y en los hombres desarrollados hallamos frecuencias superiores a las que encontramos en personas que se encuentran al principio de su desarrollo.
            A través de los chakras, los nadis de un cuerpo energético están unidos con los nadis del cuerpo energético vecino. Algunos textos indios y tibetanos antiguos mencionan el número de 72.000 nadis; otros escritos históricos hablan de 350.000 nadis. Los canales energéticos más importantes son: «sushumna», «ida» y «pingala», sobre los que profundizaremos en el capítulo siguiente. Los chinos y japoneses conocen un sistema similar de canales energéticos que denominan meridianos (del conocimiento de estos meridianos se desarrolló la acupuntura).

 

 

En el sistema energético del hombre los chakras sirven de estaciones receptoras, transformadoras y distribuidoras de las diferentes frecuencias del «prana». Absorben, directamente o a través de los nadis, las energías vitales de los cuerpos energéticos no materiales del hombre, de su entorno, del cosmos y de las fuentes que son el fundamento de cualquier manifestación, la transforman en las frecuencias que necesitan las diferentes áreas del cuerpo físico o de los cuerpos inmateriales para su conservación y desarrollo, y la retransmiten a través de los canales energéticos. Además, irradian energías al entorno. Mediante este sistema energético, el hombre efectúa un intercambio con las fuerzas que actúan en los diferentes planos del ser en su entorno, en el universo y en la base de la creación.
            Dado que los chakras mantienen una interrelación muy estrecha con los cuerpos energéticos, en este capítulo nos gustaría describir primeramente la apariencia externa y las funciones de estos cuerpos. En el capítulo siguiente se incluye una descripción general de los chakras, y en los siete capítulos dedicados a cada uno de los chakras se encuentra una exposición detallada de las funciones de cada uno de estos centros energéticos.
            En general, se distinguen cuatro cuerpos energéticos:
            1 ) El cuerpo etérico.
            2) El cuerpo emocional o astral.
            3) El cuerpo mental.
            4) El cuerpo espiritual o causal.

 

LA ENERGÍA VITAL
La Energía Vital puede ser definida pues como "un fluido más o menos densificado, cargado electromagnéticamente, con autonomía limitada y supeditada a otro tipo de energía más sutil llamada mente".
Esta energía está relacionada armónicamente con la de más alta vibración, el Amor, por lo que siempre tiende a la unión, la integración y la salud.
La Energía Vital es común para todos los seres vivos; no sólo vitaliza a los seres humanos sino que también lo hace con las plantas y los animales.

¿QUÉ ES EL CUERPO ENERGÉTICO?
Llamaremos "cuerpos" a los diferentes niveles vibratorios en los que se Manifiesta la conciencia del ser humano.
Sabemos que la materia no existe y que sólo la mayor o menor concentración de la energía y su organización es la que presenta unas formas u otras según sus diferentes niveles vibratorios, desde la más densa -cuerpo físico- hasta la más sutil -espíritu- pasando por el cuerpo energético, el cuerpo emocional o el cuerpo mental, y considerando además distintos niveles intermedios entre cada uno de estos grandes planos de manifestación.
El cuerpo energético puede definirse como un fluido bioenergético de carácter electromagnético que rodea al cuerpo e interpenetra todas sus células proveyéndole de la energía necesaria para la manifestación de la vida.
Qué es lo que da la vida a las estructuras celulares y que sólo la intervención de una energía sutil puede explicar. Cualquier biólogo sabe que aunque plante una cápsula que lleve incorporados todos los elementos químicos que componen un grano de trigo, almidón, gluten, etc., de la misma nunca nacerá una espiga.
Pues bien, la Energía Vital proveniente del Sol -y que es de alta vibración- y la unión de cuatro gases nobles -kriptón, helio, xenón y argón- da como resultado una energía sutil capaz de producir reacciones químicas generadoras de vida y que puede actuar en ambos planos: el energético y el material.
Y así, mientras la Energía Vital sublima los gases nobles elevándolos de vibración, estos simultáneamente reducen la tasa vibratoria de la energía para que pueda ser asimilada por el cuerpo físico y posteriormente ser transportada a través del Sistema nervioso y los canales energéticos.
Curiosamente, el cuerpo energético mantiene su estructura desde el nacimiento y no cambia aunque el físico se modifique por la edad. Ni siquiera cuando una persona pierde un miembro o un órgano debido a una amputación. Es lo que se conoce como "miembro fantasma" ya que la actividad energética se mantiene y el individuo tiene "sensaciones físicas" en esa zona a pesar de carecer del miembro.
La conexión entre el cuerpo energético y el físico se realiza a través de unos centros energéticos o vórtices llamados chakras (rueda de energía en sánscrito) que están en continuo movimiento girando en forma de espiral.

EL CUERPO ETÉRICO
La formación de todos los cuerpos está determinada por la herencia genética, sanguínea, kármica y principalmente por los arquetipos.
Podemos mencionar como ejemplo: las culturas China, Hindú, griega, egipcia y semítica, ya conocían perfectamente el funcionamiento del cuerpo etérico.
El cuerpo etérico, es el que más se ha estudiado y determinado en las culturas antiguas, especialmente en la China y en la cultura Hindú.
Los chinos presentaron a este cuerpo sutil como formando líneas de fuerza al rededor del cuerpo físico, presentando 12 meridianos o canales energéticos principales con infinidad de puntos o nodos de contacto de energía etérica con el cuerpo físico; la acupuntura es actualmente la ciencia que enseña en cierta forma este conocimiento, y la aplica en el cuerpo físico.
En la india los yoghis, místicos y algunos escritos sagrados, mencionan que el ser humano posee muchos canales etéricos llamados nadis*, estos se ramifican cada uno a su vez en muchísimos conductos, similar al sistema circulatorio. Por sobre toda esta teoría, existen tres nadis principales, ubicados y relacionados con el sistema nervioso central y el simpático, llamándolas como "Ida, Pingala y Sushuma", estos canales etéricos corren a la par de nuestro sistema nervioso, por estos canales fluídicos circulan fuerzas etéricas naturales y cósmicas naturales, los cuales penetran hacia el cuerpo físico vitalizándolo, esta vitalización esta en función al "estado de ser" en el que se encuentra en ese momento el hombre, el cual es Influido también por la alimentación.
El cuerpo etérico o sutil es de una frecuencia vibratoria más elevada que el físico, envolviéndolo, posee 49 centros de fuerza o chakras, de los cuales solo se menciona a 7 importantes.
El cuerpo etérico, se ve en el hombre como una capa de luz alrededor del cuerpo hasta una distancia de 20 cm. Los colores de este manto de luz muestran las enfermedades y las predisposiciones etéricas - biológicas del cuerpo físico.
Por este cuerpo etérico circulan los éteres asimilados por el cuerpo físico, este a su vez funciona como un imán y atrae fuerzas concordantes con su estado vibratorio. La carne, la nicotina y el consumo excesivo de estupefacientes mineralizan este cuerpo.
Para el funcionamiento del cuerpo vital se requiere éter vital en proporciones adecuadas, el sedentarismo, la alimentación errónea y el estado del Ser determinan el tipo de éter vital y químico que se esta absorbiendo.
Nuestro cuerpo físico tiene otro cuerpo invisible llamado cuerpo etérico o Bio Plasmático. Está interpenetrando el cuerpo físico y se extiende aprox. A unos tres pies hacia afuera de él.
Este cuerpo Etérico tiene centros (Chakras) y canales. La Energía Cósmica proviene del exterior y pasa a través de los chakras y canales llegando al cuerpo físico para una vida saludable. Si los chakras están dañados o los canales están bloqueados con energía congestionada, aparece la enfermedad en las partes u órganos relacionados con estos chakras o canales en particular.

Existen 7 chakras mayores.
Nuestro cuerpo físico funciona en cercana asociación con el Cuerpo de Energía. Si el Cuerpo de Energía está enfermo, el cuerpo físico puede enfermarse. En la Sanación Cósmica la Energía Cósmica pasa a través del Terapeuta y sus manos hasta los 7 chakras y el cuerpo etérico es sanado. Todo el cuerpo físico del hombre está compuesto realmente por dos partes: el cuerpo físico visible y el cuerpo energético que no se ve o invisible, llamado el cuerpo bioplásmico.
La palabra bioplásmico deriva de bio, que significa vida, y de plasma, que es el cuarto estado de la materia, siendo los primeros tres: el sólido, el líquido y el gaseoso. El plasma es gas ionizado o gas con partículas de carga positiva y negativa. No es lo mismo que plasma sanguíneo .
Cuerpo bioplásmico significa un cuerpo energético vivo compuesto por materia sutil invisible o materia etérica. Así como el cuerpo físico visible tiene vasos sanguíneos a través de los cuales la sangre corre, de igual modo el cuerpo bioplásmico tiene finos canales o meridianos bioplásmicos invisibles a través de los cuales el ki y la materia bioplásmica fluyen y se distribuyen en todo el cuerpo. Hay varios canales bioplásmicos mayores y miles de canales menores; en el yoga, a estos se los llaman los nadis mayores y menores. A través de estos canales fluye el prana (o el ki)) que alimenta y vigoriza a todo el cuerpo.
Aura de dedos a través de la cámara Kirlian con soporte Polaroid

LAS SIETE CAPAS DEL CUERPO ENERGÉTICO
Muy próxima a la piel se puede apreciar una línea de color azul violáceo producida por el calor desprendido por el cuerpo y que no pertenece al cuerpo energético. Hecha esta aclaración, cabe señalar que las bandas energéticas o capas que lo componen son -de menor a mayor vibración- las siguientes:
Capa 1
Se trata de la más densa y es conocida por algunas escuelas filosóficas como "doble etérico" porque representa un doble energético exacto del cuerpo físico, con el que tiene una gran afinidad vibratoria . Es de color amarillo y puesto que su nivel vibratorio está muy próximo a la materia es a veces visible para personas con acusada sensibilidad. Su función es regular las constituciones óseas, musculares y epiteliales, incluidas las partes profundas de la piel. Esta primera capa es más fácil de detectar alrededor de la cabeza porque el cerebro es el máximo consumidor y transformador de la Energía Vital. La conexión con el cuerpo físico se realiza en la nuca. La glándula correspondiente es la tiroides.
Capa 2
Es la encargada de regular el sistema circulatorio y la formación de anticuerpos. Es de color rojo-anaranjado. El proceso de la circulación está muy relacionado con el aporte de oxígeno (función del aparato respiratorio). La conexión se establece en la zona superior del esternón. La glándula correspondiente es el timo.
Capa 3
Regula la aportación de oxígeno a la sangre. Es de color azul y se encarga de controlar energéticamente todos los procesos del sistema respiratorio. Su conexión con el físico se produce a través de la garganta. Las glándulas correspondientes son las glándulas suprarrenales.
Capa 4
Se encarga de regular el sistema nervioso. Es de color verde y controla el funcionamiento coherente de todas las funciones anteriores. La conexión se establece en el pubis y las glándulas correspondientes son las gónadas.
Capa 5
Regula los procesos mentales -conscientes, inconscientes y subconscientes- permitiendo la entrada de energía mental a todos los órganos del sistema encefálico.Aporta el tipo de energía específica para que se produzcan todos los procesos orgánicos del modo más racional posible. Aunque inicialmente es de color rojo adquiere enseguida un tono rosa debido a la proximidad de la capa siete (de color blanco y la de mayor vibración), por la que se ve influenciada. La conexión con el físico se establece en el entrecejo y la glándula correspondientes es la hipófisis o pituitaria.
Capa 6
Es la capa que refleja las manifestaciones de la personalidad externa del ser humano. Es de color variable según las tendencias de la persona y se beneficia o perjudica con la actuación de las otras capas aclarándose u oscureciéndose. Está estrechamente relacionada con los procesos mentales regulados por la capa cinco, sobre todo por el consciente, donde radica el libre albedrío, sutil mecanismo que permite la toma de decisiones y, por tanto, marcar la tendencia evolutiva de la persona.
Capa 7
Es de color blanco. Representa la capa de más alta vibración. Su función es la de regular la conexión de todo el ser integral con la Fuente o Yo interno. Sirve de referencia a las demás capas. Está íntimamente relacionada con la conciencia o portavoz del espíritu. La conexión de esta capa con el cuerpo físico se localiza en el plexo solar y no tiene correspondencia glandular.
En suma, las cuatro primeras capas se ocupan de controlar las funciones relacionadas con procesos físicos. La quinta corresponde al plano mental como reguladora de los procesos mentales, la sexta corresponde al emocional como expresión de la personalidad y la séptima al espiritual o referencia de la Fuente.
por: Victoria (Bióloga y naturópata)

 

En el sistema energético del hombre, los chakras sirven de estaciones receptoras, transformadoras y distribuidoras de las diferentes frecuencias del «prana». Absorben, directamente o a través de los nadis, las energías vitales de los cuerpos energéticos no materiales del hombre, de su entorno, del cosmos y de las fuentes que son el fundamento de cualquier manifestación, la transforman en las frecuencias que necesitan las diferentes áreas del cuerpo físico o de los cuerpos inmateriales para su conservación y desarrollo, y la retransmiten a través de los canales energéticos. Además, irradian energías al entorno. Mediante este sistema energético, el hombre efectúa un intercambio con las fuerzas que actúan en los diferentes planos del ser, en su entorno, en el universo y en la base de la creación.
Las emociones viajan a través de los distintos sistemas del organismo, que son más físicos, pero se conectan a través de conexiones en los axones de las terminaciones nerviosas de una forma parecida a un mecanismo eléctrico, pues son impulsos de esta naturaleza que comunican entre si las distintas emociones surgidas del sistema hormonal que está conectado a través de los meridianos de acupuntura chinos, o Nadis, con los chakras o centros de energía.
Los pensamientos, a través de los impulsos nerviosos, generan una imagen en el cerebro, que produce una activación de un centro energético o chakra que activa una emoción principal, una glándula endocrina y a través de uno de los sistemas del cuerpo va a un determinado órgano. Todo este mecanismo, ocurre en fracciones de segundo. Las emociones que no se liberan o que no están asimiladas, se bloquean y empiezan a producir una afluencia de tóxicos y bloqueos energéticos que generan molestias y finalmente enfermedades.

 

Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis