TAO inicio

Tao historia
Tao hombre y naturaleza

Tao beneficios

Mantak Chia
El árbol y el sanador
Energía original
Prepararse a la energía sanadora
Canalizar la energía con las manos
Recibir las fuerzas del universo
Observar el cuerpo
Seis sonidos curativos
Tao energía órganos
Chi Nei Tsang
Tao principios
Expulsar los vientos
Sonrisa interior
Órbita microcósmica
Canales circula energía
Los cinco elementos
El músculo Psoas
Riñones y Psoas
Diafragma y Psoas
Los tendones
La piel y el abdomen
Desintoxicar la piel y los intestinos
Tonificar los órganos
Centro umbilical
Desintoxicación de los órganos.
Desintoxicar el sistema linfático
Centrar, equilibrar y limpiar
 
 
 

Craneosacral

Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
 

Enlaces

Especiales

Salud y enfermedad
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
Tao equilibrio energético
Otras terapias
El sexto sentido
 
 
POWERT POINT
NUEVO TAROT
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
 
 
 
 
 
 

El diafragma y el Psoas

Video sobre el músculo psoas

El músculo psoas también está conectado físicamente con el diafragma a través de unos tejidos conjuntivos fibrosos llamados fascias. El diafragma es una pared de músculos y tendones que separa la cavidad del pecho del abdomen. Forma el suelo de la cavidad pectoral y el techo de la cavidad abdominal. El diafragma está sujeto a la parte interna a las costillas inferiores y a la zona lumbar de la columna. Con
forma de cúpula se proyecta hacia el corazón y los pulmones, dando apoyo y elevación a estos órganos.
Al respirar, el diafragma está en posición relajada durante la fase de exhalación y se contrae durante la fase de inhalación, presionando contra todos los órganos de la cavidad abdominal y haciendo que ésta se expanda hacia fuera. Esta presión rítmica contra los órganos del abdomen actúa como un suave masaje para el estómago, los intestinos, el hígado, el páncreas y los riñones. Al elevar el corazón y abanicar los fuegos de la digestión y el metabolismo, el músculo diafragma tiene un papel importante, aunque poco reconocido, en el mantenimiento de nuestra salud, vitalidad y bienestar.

abdomen
En la práctica de la Fuerza Vacía se desarrolla este movimiento respiratorio de relajación y contracción del diafragma, y de expansión y contracción de la pared abdominal. Al meter el vientre hacia la columna y contener la respiración sin aire, el gas atrapado y el chi estancado en el abdomen se movilizan, creándose un vacío y la resultante fuerza de succión. Contener la respiración sin aire y mover el diafragma arriba y abajo da a los órganos un poderoso masaje. La Respiración de la Fuerza Vacía también ayuda a dirigir el chi en los movimientos Tao Yin.
El diafragma tiene una hoja fascial que se extiende hacia abajo y conecta con el psoas. La tensión o contracción muscular en la parte baja de la espalda afecta al diafragma y dificulta la respiración. Si el músculo psoas es flexible, uno puede respirar más profundamente, y de este modo utilizar el poder del diafragma para favorecer el movimiento y'ayudar a conectar la parte superior del cuerpo con la inferior. A veces al diafragma se le llama el «músculo espiritual». La respiración nos aporta la energía vital, el chi, que después recorre el cuerpo. En este sentido interno y sutil, respiración significa «espíritu», yes el vínculo entre el cuerpo yel alma. El bloqueo de la respiración es el comienw de la mayoría de las enfermedades corporales . y mentales. Los ejercicios Tao Yin dirigen la energía para relajar el diafragma, eli­minar bloqueos y restaurar un flujo de energía interna uniforme. La respiración facilita el flujo de energía interna en el cuerpo.


Diafragma
Relajado Contraído
Movimiento del diafragma. Cuando el diafragma está relajado, la cúpula descansa contra el corazón y los pulmones. Cuando el diafragma se contrae, empuja a todos los órganos de la cavidad abdominal.
"Inhala
Exhala


Movimiento abdominal. Durante la exhalación, el diafragma se rela­ja, los órganos ascienden y el vien­tre se aplana. Durante I.a fase de inhalación, el diafragma se contrae, los órganos son presionados hacia abajo y el vientre se expande.
parte integral de nuestra salud. Cuando esta fuerza o energía respiratoria se bloquea, enfermamos. En las prácticas taoístas se considera que este aspecto interno de la res­piración, esta respiración primordial, es el elemento más importante. Es a esto a lo que llamamos chi. En el Tao Universal solemos referirnos a este componente inter­no de la respiración como respiración sutil o respiración eléctrica, para distinguirla de la respiración externa de oxígeno a través de la nariz hacia los pulmones. El Tao Yin es la práctica de respirar y movilizar esta energía vital.
El estrés y el condicionamiento emocional pueden tener profundos efectos en la respiración. La tensión hace que la respiración se atasque y congestione. El diafragma se tensa y se queda rígido, y la respiración se reduce a un movimiento limitado y discontinuo de las costillas arriba y abajo. Perdemos la respiración fluida y rítmica de un diafragma relajado cuando nos disgustamos seriamente. El descanso y la relajación restauran este flujo rítmico, pero, como los demás músculos del cuerpo, el diafragma suele estar sometido a demasiada tensión.
,En el Tao, decimos que la toxina número uno para nuestros cuerpos son las emociones negativas. Tenemos que transformar las emociones negativas improductivas en emociones virtuosas y positivas. El Tao Yin y la Sonrisa Interna son maneras de transformar el estrés en energía y lo negativo en positivo.
La principal energía que quemamos en el cuerpo es la glucosa procedente de los hidratos de carbono que comemos. La dieta occidental media está compuesta en un 70 por 100 por hidratos de carbono, que producen glucosa; el producto residual de esta combustión bioquímica es el dióxido de carbono, del que nos deshacemos a través de la respiración. Cuando aprendemos a respirar adecuadamente, el 70 por 100 de las toxinas salen de nuestro cuerpo. Por desgracia, la mayoría de nosotros no res­piramos adecuadamente. Cuando aprendemos a respirar adecuadamente, liberamos el dióxido de carbono hacia la naturaleza, hacia las plantas y animales, que usan nuestras toxinas corporales para alimentarse y nos devuelven oxígeno.

Diafragma

 

 

Todo lo escrito aquí sobre el Tao está extraído de los libros de Mantak y Maneewan Chia