Grupo Facial
Esfenoides Occipital Frontal Parietales Temporales Etmoides Tipos de articulación
Inicio
Osteopatía
Cráneo-sacral
Movimiento respiratorio primario
Diagnóstico y tratamiento cráneo-sacral
Energía, traumas y lesiones
Anatomía general
Inteligencia del cuerpo y del cerebro
Nacimientos y otros
Lesión esfenobasilar
Otras terapias
Cursos
Contacta

 

 

ANATOMIA DE LA MUSCULATURA DE LA LARINGE

Un los músculos de la laringe, como los del globo ocular y los de la lengua, se agrupan a en intrínsecos y extrínsecos. Los músculos extrínsecos de la laringe reciben en conjunto en nombre de músculos infrahioideo. Se encuentra por debajo del hueso hioides. El músculo omohioideo, como el digástrico, está formado por dos vientres y un tendón intermedio. Los dos vientres son el superior e inferior. Los músculos extrínsecos de la laringe son: el estilofaríngeo,  el constrictor inferior y el constrictor medio de la faringe.

 

Los músculos de la laringe extrínsecos son:

-  El omohioideo que tiene su origen en el borde superior de la escápula y ligamento transverso superior. La inserción la hace en el cuerpo del hueso y hioides y su acción es que desciende el hueso y hioides.

-  El esternohioideo tiene su origen en el extremo internó de la clavículas y manubrio esternal. La inserción la hace en el cuerpo del hueso y hioides. También desciende el hueso hioides.

-  El esternotiroideo tiene su origen en el manubrio esternal y su inserción en el cartílago tiroides de la laringe. Su acción es descender el cartílago tiroides.

-  El tirohioideo tiene su origen en el cartílago tiroides de la laringe, su inserción en el asta superior del hueso y hioides. Eleva el cartílago tiroides y desciende el hueso y hioides.

Los tres primeros músculos tienen inervación en las ramas del plexo cervical C1 a C3, y el cuarto además con el nervio hipogloso 12 par craneal.

Los músculos de la laringe intrínsecos son:

Cricotiroideo, que tiene su origen el la porción anterior y externa del cartílago cricoides de la laringe. La inserción la hace en el borde anterior del cartílago tiroides de la laringe y en la parte posterior del borde inferior del cartílago tiroides. Su misión es la de alargar y tensionar las cuerdas vocales.

Cricoaritenoides posterior, cuyo origen lo tiene en superficie posterior del cartílago cricoides. La inserción la hace en la superficie posterior del cartílago aritenoides de la laringe. Abre la hendidura glótica (espacio entre las cuerdas vocales).

Cricoaritenoideo lateral cuyo origen lo tiene en el borde superior del cartílago cricoides. La inserción la hace en la superficie anterior del cartílago aritenoides. Este cierra la hendidura glótica.

Aritenoide, cuyo origen lo tiene en la superficie posterior y borde lateral de un cartílago aritenoides. La inserción la hace en las partes correspondientes del cartílago aritenoides opuesto. Cierra la hendidura glótica.

Tiroaritenoideo, se inserta en la porción inferior del cartílago tiroides y mitad del ligamento cricotiroideo. La inserción la hace en la base y superficie anterior del cartílago aritenoides. Acorta y relaja las cuerdas vocales.

Todos ellos se inervan con la rama laríngea del nervio vago, el X par craneal.

 

 

VAMOS A MEJORAR EL MOVIMIENTO RESPIRATORIO PRIMARIO DEL HIOIDEO

 

La musculatura hioidea es la musculatura del cuello, debajo del mentón y por tanto está muy relacionado con la liberación de la vía de la expresión. Retiraremos las cadenas o collares del cuello.

Dividiremos la zona en tres secciones la de arriba el suprahioideo, la media el hioides y la baja el infrahioideo. Observaremos los dos tendones de inserción del esternocleidomástoideo y entre ambos  y por encima de la horquilla del esternón, colocaremos el dedo pulgar e índice o pulgar o corazón aquí en la musculatura infrahioideo, haciendo una especie de agarre o pinza. Podemos colocar la otra mano en el esfenoides para percibir el movimiento de expansión y contracción y así unirlo hacia la musculatura hioidea.

Con el mínimo contacto posible vamos a escuchar el movimiento respiratorio craneal en el infrahioideo, en el hioides y en el suprahioideo. Por tanto en contacto en la zona es mínimo y esperaremos hasta sentir el impulso rítmico craneal. Primero en el infrahioideo, escuchamos el ritmo, en el momento del borboteo o turbulencias lo seguimos en todas las direcciones le acompañamos en su proceso de desenroscamiento, hasta encontrar el momento de parada del pulso. Al poco volverá su ritmo craneal su pulsación con mayor simetría, fuerza y ritmo.

Haremos lo mismo con la musculatura hioideo uno o dos centímetros por encima y con el suprahioideo también  uno o dos centímetros por encima de este último.

A través de la técnica de la quinesiología sabemos que el hioides se mueve en ocho direcciones posibles, arriba, abajo, izquierdo, derecho, delante, detrás, en un sentido de giro, en el otro. Esto nos indica que es el impulso rítmico craneal  el que mueve el músculo complejo hioideo, en todas las direcciones.

También  haremos el diafragma clavicular y el CV4 para reforzar la sesión.