Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
 
Posición y planos del movimiento
El esqueleto
Músculos
Articulaciones
Columna vertebral
Columna lumbar
Columna dorsal
Columna cervical
Músculos del tronco
Músculos del cuello
Músculos de las lumbares
Músculo el diafragma
Músculos abdominales
Músculos brazo mano
Músculos cabeza
Músculos cadera
Músculos cuello
Músculos lumbares
Músculos perineo
Músculos pierna muslo
Músculos tronco
Pared posterior abdominal
Sistema nervioso central
La homeostasis
Posición planos y movimiento
 
Vibración y energía
Salud y enfermedad
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
Tao equilibrio energético
Otras terapias
 
 
Resumen
 
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

Pared abdominal posterior

Aceites esenciales Colabora con nosotros a traves de esta web

 

Video sobre el abdomen

PARED POSTERIOR DEL ABDOMEN

El abdomen es la porción del tronco ubicada en medio del tórax y la pelvis; por medio de paredes de tipo muscular y aponeurótico logra mantener en su lugar los órganos que contiene, los cuales comprenden la mayoría de los pertenecientes al sistema digestivo y parte de los correspondientes al sistema urogenital. Igualmente, tras “envolverlos” permite tanto la flexibilidad necesaria para la respiración, la adopción de distintas posturas y la locomoción, como la contracción con miras al aumento de la presión intraabdominal la cual contribuye a la expulsión de contenidos tales como aire, fluidos, gases, heces o fetos. Teniendo así la capacidad de contraerse, pero también la de distenderse para dar lugar a las expansiones provocadas por diversos sucesos como por ejemplo la ingestión de alimentos, la acumulación de grasa, el embarazo en el caso de las mujeres, e incluso el alojamiento de enfermedades. Sin embargo, en este escrito nos centraremos en la parte posterior del abdomen.

La pared posterior del abdomen se compone fundamentalmente por:
Abdomen4

·

En el centro, las cinco vertebras lumbares y sus correspondientes discos intervertebrales.
· Lateralmente, los músculos psoas mayor, cuadrado lumbar, ilíaco, transverso y oblicuos del abdomen.
· Superiormente, el diafragma.
· La fascia, incluyendo la toracolumbar
· El plexo lumbar, compuesto por los ramos anteriores de los nervios espinales lumbares.
· Grasa, nervios, vasos y nódulos linfáticos.

El “eje” de la pared abdominal posterior es la columna vertebral lumbar, formando una destacada prominencia central que forma 2 depresiones a cada lado de ella; en estos espacios, mas hacia la profundidad se alojan los riñones y la grasa que los rodea, y anteriormente a la prominencia vertebral se sitúa la arteria aorta abdominal, la cual al igual que otras estructuras, en personas muy delgadas puede observarse bastante cerca de la pared abdominal anterior.

ESTRUCTURAS DE LA PARED POSTERIOR DEL ABDOMEN

· Músculos de la pared posterior del abdomen: El componente muscular más representativo esta dado por los pares:
Abdomen5



Psoas mayor: Es un músculo largo, grueso y de forma ahusada, que se encuentra lateralmente a las vertebras lumbares, discurriendo más específicamente en dirección inferolateral profundo al ligamento inguinal, hasta llegar al trocánter menor del fémur. Su inserción superior esta no solo en los procesos transversos de las vertebras lumbares sino también en los lados de T-12 y discos intervertebrales correspondientes. Inferiormente se inserta por un fuerte tendón en el trocánter menor del fémur. Su acción se basa en la flexión y equilibrio ya sea del muslo, el tronco o de la columna vertebral de manera lateral.


Ilíaco: Es grande y con forma triangular, se sitúa posterolateralmente a la porción inferior del psoas, donde la mayoría de sus fibras se unen en el tendón en el trocánter menor del fémur. No produce movimiento como tal, mas sin embargo colabora en la flexión, pues su función principal es actuar como estabilizador de la articulación de la cadera ayudando a mantener la postura erguida. Específicamente su origen se encuentra en los 2/3 superiores de la fosa ilíaca, ala del sacro y ligamentos sacro ilíacos anteriores; inferiormente se inserta en el trocánter menor del fémur y cuerpo inferior a este, además de en el tendón del psoas.
Cuadrado lumbar: Deduciblemente, su forma es cuadrangular, mas aun forma una lámina muscular gruesa para la pared abdominal posterior, en donde su origen que se sitúa adyacente a los vértices de los procesos transversos de las vertebras lumbares y en la parte medial del borde inferior de la doceava costilla. Su inserción se presenta en el ligamento iliolumbar y labio interno de la cresta ilíaca. Básicamente este músculo extiende y flexiona de forma lateral la columna vertebral.


· Nervios de la pared posterior del abdomen:
abdomen1 . . . Abdomen6



En esta parte del abdomen se encuentra inervación tanto somática como autónoma/visceral.
Los nervios espinales lumbares se dividen en ramos posterior (inervan músculos del dorso y piel) y anterior (inervan músculos de la porción inferior del tronco y el mimbro inferior). Las porciones proximales de los ramos anteriores (L1-3) transportan fibras simpáticas pre sinápticas hacia los troncos simpáticos lumbares, las cuales establecen sinapsis en los ganglios simpáticos para inervar la pared abdominal y los miembros inferiores, al convertirse en los nervios toracoabdominales y subcostales, además del plexo nervioso lumbar. Los troncos simpáticos lumbares envían fibras postsinápticos para el plexo lumbar, el cual se distribuye por los nervios somáticos. El plexo nervioso lumbar se forma anterior a los procesos transversos de las vertebras lumbares, a nivel del origen del musculo psoas mayor, se compone por los ramos anteriores de los nervios espinales de L-1 a L-4, y da origen a:
- Nervio femoral (L2-4): Emerge del borde lateral del psoas mayor, e inerva el ilíaco, pasa profundo al ligamento inguinal y se dirige anteriormente para inervar los músculos flexores de la cadera y los extensores de la rodilla.
- Nervio obturador (L2-4): Emerge del borde medial del psoas mayor, pasa a la pelvis menor y se dirige a la cara medial del muslo para inervar los músculos aductores.
- Tronco lumbosacro (L4, L5): Pasa sobre el ala del sacro y desciende hacia la pelvis, donde se une con los ramos anteriores de los nervios S1-4, ayudando así a formar el plexo sacro.
- Nervios ilioinguinal e iliohipogástrico (L1): Pasan inferolateralmente anteriores al músculo cuadrado lumbar; discurren superiores y paralelos a la cresta iliaca, perforan el musculo transverso del abdomen y atraviesan los músculos oblicuo interno y externo del abdomen para inervar los músculos abdominales y piel de las regiones púbica e inguinal
- Nervio genitofemoral (L1, L2): Atraviesa el psoas mayor y desciende sobre su cara anterior, se divide lateralmente a las arterias iliacas común y externa en los ramos femoral y genital.
- Nervio cutáneo femoral lateral (L2, L3): Se dirige inferolateralmente sobre el músculo iliaco y entra en el muslo posteriormente al ligamento inguinal, para inervar la piel de la cara anterolateral del muslo.
- Nervio obturador accesorio (L3, L4): Presente en el 10% de los casos, discurre paralelo al borde medial del psoas, anteriormente al nervio obturador y cruzando por encima de la rama superior del pubis, muy relacionado con la vena femoral.
· Vasos de la pared posterior del abdomen: La vascularización más representativa de esta zona está dada por el paquete vasculonervioso del tronco inferior, cuyo componente arterial está dado por la aorta abdominal, y el componente venoso por la vena cava inferior, las cuales discurren por la línea media anteriormente a los cuerpos vertebrales lumbares.


Arterias:
La mayoría de las arterias que irrigan la pared posterior del abdomen son ramas de la “aorta abdominal” a excepción de las arterias subcostales, procedentes de la “aorta torácica”.
La aorta abdominal comienza a nivel de la vertebra T-12, desciende unos 13 cm y se bifurca a nivel de L-4 para formar las ilíacas comunes derecha e izquierda, las cuales siguen inferiormente el borde medial de los músculos psoas y al llegar a la línea terminal (plano imaginario que divide la pelvis en mitad superior e inferior) se dividen en arterias ilíacas interna y externa (que más tarde da origen a las arterias epigástrica inferior y circunfleja ilíaca profunda).
La arteria aorta abdominal se relaciona, de superior a inferior con: plexo y ganglio celíacos, cuerpo del páncreas y vena esplénica, vena renal izquierda, porción horizontal del duodeno y asas del intestino delgado. A la derecha se relaciona con la vena ácigos, el conducto torácico, el pilar del diafragma y ganglio celíaco derecho. A la izquierda con el pilar del diafragma y ganglio celíaco izquierdo.
Abdomen7



Drenaje venoso:
La vena cava inferior toma la sangre carente de oxígeno de la mayor parte del dorso, de los miembros inferiores, de las vísceras abdiminopélvicas (después de pasar por el sistema porta) y de las paredes abdominales. Así las venas de la pared abdominal posterior son tributarias de la vena cava inferior, exceptuando la testicular u ovárica izquierda que desemboca en la vena renal izquierda.
La cava inferior se forma anterior a la vértebra L-5 por la unión de las ilíacas comunes (ligeramente tendiendo al lado derecho de la línea media), asciende lateral a los cuerpos vertebrales L3-L5 y sobre el músculo psoas mayor, a la derecha de la aorta, abandona el abdomen a nivel de T-8. Las venas tributarias de la VCI corresponden con las ramas de la aorta, algunas como son la vena suprarrenal derecha, las venas renales derecha e izquierda, y la vena gonadal derecha lo hacen con las ramas viscerales; otras como las venas lumbares, frénicas inferiores e ilíacas comunes se corresponden con las ramas parietales. Es de señalar que hay distintas vías “alternas” por las cuales la sangre puede drenar indirectamente en la vena cava inferior, como lo es por ejemplo el sistema ácigos.
Abdomen3


Vasos y nódulos linfáticos:
Estos se distribuyen a lo largo de la aorta, la vena cava inferior y los vasos ilíacos. Así la linfa se “mueve” de los nódulos linfáticos ilíacos externos e internos hacia los nódulos linfáticos ilíacos comunes, desde donde va hacia los nódulos linfáticos lumbares (izquierdo y derecho) que son los que directamente reciben la linfa de riñones, uréteres, pared abdominal posterior, uréteres, ovarios/testículos, útero y trompas uterinas, e indirectamente también del colon descendente, la pelvis y los miembros inferiores a través de los nódulos linfáticos mesentéricos inferiores.
Se encuentran nódulos linfáticos “preaórticos” donde se originan los troncos celiacos y mesentéricos de la arteria aorta abdominal, estos nódulos reciben la linfa procedente de tubo digestivo y sus glándulas accesorias; estos nódulos convergen para formar el conducto torácico, cuyo extremo inferior se ubica anterior a los cuerpos vertebrales L1-L2, donde comienza a recibir los conductos linfáticos del abdomen (troncos linfáticos: lumbares derecho e izquierdo, intestinales, torácicos descendentes…)
El punto es que el drenaje linfático abdominal converge al conducto torácico, que lleva la linfa a través del hiato aórtico, entra en el mediastino posterior y desemboca en el sistema venoso donde se unen las venas subclavia y yugular interna.
Abdomen2