Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

El trauma

     

 

 

Menu campo energía Quiste energético 2 Quiste energético 3 Quiste energético 4 Quiste energético 5 Quiste energético 6
Quiste energético 7 Quiste energético 8 Quiste energético 9 Quiste energético 10 Quiste energético 11 Quiste energético 12

Traumatismo

Según el diccionario de la lengua española, trauma significa:

Lesión duradera producida por un ajente mecánico , generalmente externo. Choque emocional que produce un daño duradero en el inconsciente. Emoción o impresión negativa, fuerte y duradera.

Un traumatismo es una situación con daño físico al cuerpo. En medicina, sin embargo, se identifica por lo general como paciente traumático a alguien que ha sufrido heridas serias que ponen en riesgo su vida y que pueden resultar en complicaciones secundarias tales como shock, falla respiratoria y muerte

¿CÓMO NOS AFECTA UN TRAUMA PSÍQUICO?

Una agresión psíquica puede comportar en una perturbación orgánica llamado estado de estrés, reacción que realiza el organismo por tener dificultades en adaptarse al nuevo entorno.
Después de la aparición del agente agresor el cuerpo puede recobrar su estado normal de relajación gracias a sus procesos hemostáticos internos y naturales. Pero si la agresión externa es constante y la energía del cuerpo se agota es muy posible que disminuyan las posibilidades de reacción y se produzca un desequilibrio energético que derive en tensión crónica y en enfermedad.
La medicina alopática no trata la causa o los mecanismos internos que provocaron la enfermedad. Simplemente trata la enfermedad como tal, sin tener en cuenta al individuo y sus componentes energéticos, circunstanciales o de educación.

En muchas ocasiones el trauma se produce cuando la persona no disponía de recursos suficientes para asimilar la situación y trascenderla.
Tenemos que aprender a recargarnos de energía y acumular bienestar y recursos. Una vida equilibrada, el deporte en la naturaleza, una dieta adecuada, un buen descanso, etc.
Nosotros podemos aprender ha realizar técnicas craneosacrales a nosotros mismo como el CV4 o puntos de parada en cualquier parte del cuerpo. Esto ayuda a mejorar la circulación del líquido cefalorraquídeo y demás fluidos, recargando el circuito de energía del aura humana.


Cada vez somos más conscientes que las agresiones psíquicas penetran en los tejidos y provocan  estos estados de estrés o tensión física y psíquica. Cada vez está mas claro que todas las enfermedades son psico-somáticas. Por tanto una acumulación de estrés en el cuerpo conlleva a patrones de tensión en la tensión reciproca del sistema de membranas cráneo-sacrales. Estos patrones de tensión representan el eslabón perdido entre los aspectos psíquicos y el cuerpo físico. Los patrones de tensión son recuerdos o emociones que pueden y deben ser eliminados. Esto lo podemos hacer a través de la conciencia o desde la terapia cráneo-sacral.
Todas las fascias están unidas y forman una perfecta interrelación en todas partes del cuerpo.
Muchos bloqueos mentales o simplemente traumatismos físicos sucedidos a lo largo de nuestra vida, hoy en día todavía tienen repercusión en nuestras membranas craneales internas y en muchas partes del organismo. Tensiones profundas e internas que están constantemente, las 24 horas al día activas, tensas, agotándonos y degenerando los tejidos e impidiendo la libre circulación de los líquidos, y nosotros sin darnos contamos.
Este hecho tan real como desconocido nos va creando, formando o cultivando un montón de posibles enfermedades y verdaderos puntos débiles de salud.
Estamos llenos de tensiones internas, tensiones fasciales, que normalmente son provocadas por un traumatismo físico o por un bloqueo emocional o mental no asimilado correctamente. Esta circunstancia hace que la pulsación del líquido cefalorraquídeo se vea también afectada, provocando fallos de comunicación del organismo con el sistema nervioso central. Esto es un proceso degenerativo.
Por tanto ya sabemos que los sucesos mentales y emocionales implican tensión somática y de igual manera la tensión corporal tiene implicaciones mentales y o emocionales.
El terapeuta ayuda a eliminar la tensión somática y el paciente debe de estar preparado por si le vinieran recuerdos de experiencias pasadas con su emoción asociada. A menudo este hecho puede pasar inadvertido o por contrario resultar emotivo o doloroso.
El paciente puede, o no, asociar la liberación somática con algo relacionado con la represión inconsciente de una experiencia pasada y el sentimiento-emoción asociado a ella. En gran medida depende del tipo de paciente y del tipo de liberación.
La observación de este hecho nos trae el entendimiento de que es muy posible que estemos llenos de energía psíquica reprimida o no asimilada correctamente por todo el organismo, provocándonos una acumulación de estrés en el cuerpo. Este hecho nos pasa a casi todos y casi no nos damos cuenta.

 

EL ESTRÉS

Podemos definir la palabra estrés como tensión o agotamiento por algo que nos angustia, por que todavía el organismo no se ha podido adaptar a unas nuevas circunstancias, tanto agradables, como desagradables.
El cuerpo se encuentra estresado porque se encuentra en un proceso de adaptación. Incluso el placer si no es el momento apropiado y la circunstancia requiere de una rápida adaptación a respuestas autonómicas, nos puede generar estrés.
El estrés es debido a un proceso de adaptación y asimilación, por tanto el estrés es bueno y correcto que suceda.
El problema radica cuando éste se vuelve constante y supera nuestro proceso de adaptación.
El cuerpo se prepara para el estado del estrés, se tensa, se acelera y se vuelve vital y poderoso, esto es correcto e incluso bueno, nos ayuda a superarnos y a sacar cualidades y poder. Todo esto es una reacción fisiológica natural y necesaria.
Por contrario cuando este estrés  persiste y se torna patológico, es cuando a veces sin darnos cuenta recaemos y nos bloqueamos. Esta tensión sostenida es incapaz de asimilarla el cuerpo y es la que afecta a nuestra salud.
Si el organismo no ha tenido éxito en procesar y adaptarse a un reto o a una nueva situación, el cuerpo somatizará o almacenará en los tejidos esta energía potencial que no ha sido asimilada correctamente, o por el simple hecho de no aceptar los sentimientos correctamente.
Los tejidos en especial las fascias y su sutil movimiento pulsátil que sucede por su interior se verán afectados. Esto crea un bloque energético y la suma de varios de estos nos creará una armadura energética alrededor de la zona del cuerpo donde se halla bloqueado la experiencia no asimilada correctamente o traumática.
El bloqueo funciona bajo tres niveles interdependientes el muscular, el emocional y el energético. Cualquier intento por abrir o liberar los bloqueos es bueno y positivo para la vida.
Podemos trabajar el bloqueo a nivel emocional a través del psicodrama, el psicoanálisis, la psicoterapia, etc. el nivel muscular lo podemos trabajar con los masajes, el hata yoga, las danzas, la expresión corporal, etc. la sanación a nivel energético la podemos encontrar a través de un curandero o sanador energético, de la meditación o a través del toque terapéutico o de la terapia cráneo-sacral.
Si el movimiento rítmico del líquido cefalorraquídeo se ve afectado en alguna parte de nuestro organismo, el movimiento de expansión y contracción se verá afectado también, provocando un bloqueo o fallo energético en dicha zona. La zona ya no respira, ya no pulsa, ya no recibe el movimiento respiratorio primario  y esto es lo que nos sucede en algunos huesos y suturas de nuestras cabezas o del resto del cuerpo.
Esto puede provocar todo tipo de patologías físicas o psicológicas.
Este mal y en especial el estrés es una de las claves fundamentales de muchos problemas de espalda, de articulaciones y de muchas alteraciones psicológicas.
Teniendo esto en cuenta, vamos a escuchar y equilibrar todos los micro-movimientos existentes en el cráneo y en el sacro, principalmente.
Este ajuste del movimiento de expansión y contracción de todos los huesos cráneo-sacrales, nos creará un nuevo equilibrio en nuestro cuerpo y alma y seremos capaces de encontrar nuestra propia  auto-curación.
Cuanto mayor es la edad de una persona es probable que tengan más bloqueos y que éstos hallan hecho una gran armadura alrededor rígida e inteligente. Esta armadura se hará resistente y reacia a la apertura o al desbloqueo. Pero con perseverancia y con un buen número de técnicas disponibles para usar, podemos ayudar al paciente a liberar parte de su tensión emocional.
Las personas somos muy diferentes y reaccionamos de manera muy diversa a las circunstancias de la vida. Por ello la sanación de un paciente se convierte en todo un arte vivo y dinámico. Y por supuesto la verdadera sanación de una persona no separa el cuerpo, de las emociones, de los pensamientos y del espíritu.
Cualquier trauma psíquico que le pueda suceder a un individuo derivado de la educación, de su frustración, de la infancia, de dudas en la mente, de problemas sentimentales, de miedos, de los partos o los problemas relacionados con la crianza, etc. puede afectar a algunos de los diafragmas del sistema cráneo-sacral.
Esta terapia es una de las pocas que tratan estos aspectos de repercusión anímica, recuerdos infantiles, de adulto o traumas experimentados. Es una técnica que nos va a permitir interconectar las experiencias físicas con respuestas anímicas y con verdaderos bloqueos mentales.
Todo lo que hagamos para mejorar el principio de la ley de la arteria, o sea, de la libre circulación, tanto del cerebro hacia los pies o desde el sacro hacia la cabeza, será lo mejor que podremos hacer por nuestra salud. De esta manera estaremos predisponiendo al cuerpo a que use todas las herramientas disponibles para reorganizar su información. Le estamos dando la oportunidad para que haga una correcta introspección, para que el cerebro neurológico mire hacia dentro y vea y haga todo lo que tiene que hacer, pues es él, el que lo sabe, ni el paciente ni el terapeuta saben tanto como el propio cuerpo.
El Ser interior es el que sabe en todo momento lo que debe hacer, por tanto sabe todo lo que necesita a nivel hormonal, endocrino, químico, emocional, mental, etc. Nosotros en vez de estar asomados hacia el exterior, hacia los sentidos, hacia el mundo sensorial, deberíamos de vez en cuando estar en silencio observando nuestro interior. Para hacer que todo el potencial neurológico mire hacia dentro para saber que tiene que hacer.
Nuestro cuerpo es sabio y sabe todo sobre nosotros, simplemente tenemos que dejar que el cuerpo se exprese y se relacione. Cuantas veces el cuerpo se ha lesionado, recaído o enfermado por estar haciendo cosas que son de su desagrado. Nuestra naturaleza interna y externa es inmensamente sabia e inteligente para saber lo que le es bueno y lo que le es malo. Simplemente tenemos que escuchar nuestro interior y dejarnos guiar por la sencillez y la espontaneidad.
El terapeuta lo que hace es inducir la libre circulación, del tan famoso y especializado líquido cefalorraquídeo.

 

Trauma psíquico

El trauma psíquico es un concepto producido por la tortura en muchos casos. Un evento traumático o secuencia de eventos de baja envergadura que se localiza en un sujeto sobrepasando la barrera protectora. No obstante, debemos recordar que la barrera protectora es aquella que equilibra los estados mentales al momento de recibir alguna carga negativa de nuestro exterior y así los procesos mentales puedan actuar sin ningún tipo de drama.

El trauma psíquico nos altera psicológicamente, como consecuencia; no actuar del modo habitual y provocando muchas veces secuelas ya que la fuerza de éste es mucho más potente que las mismas emociones, es por eso que llamamos al trauma en sí cuando la barrera protectora es sobrepasada.

Un sin fin de estudios demuestra que cuando pasamos por circunstancias traumáticas como puede ser un divorcio, un cambio de residencia, la enfermedad terminal de un familiar o la muerte de un ser querido, es habitual que, si no somos capaces de asimilar el conflicto interno en el que caemos, en un periodo aproximado de un año padezcamos una dolencia que tiene una relación directa con la causa emotiva que hemos padecido. De la misma forma, si desarrollamos un carácter agresivo, colérico, intransigente o intolerante podemos asegurar que en el futuro padeceremos una enfermedad que puede llegar a ser crónica si no somos capaces de moderar nuestros sentimientos y actitudes. Por lo tanto, las emociones retenidas y el pasado no resuelto ejercen un bloqueo en el cerebro produciendo una alteración en el equilibrio de nuestro organismo, que se refleja a través de una sintomatología que nos dice que estamos enfermos. En este libro encontrarás un código que te descubrirá qué quiere decir tu cuerpo cuando tú o uno de los tuyos sienten dolor de estómago o de cabeza, sufren un accidente o algún órgano empieza a causar problemas. Así mismo te dará a conocer cómo identificar y desarrollar tu "capacidad intuitiva", que será la que te ayude a encontrar las respuestas para mantenerte sano y en equilibrio. Los autores presentan una selección de terapias entre las que incluyen la activación de la energía de los chakras, la meditación, la hidroterapia, la reflexoterapia, la respiración consciente, la aromaterapia o el yoga, como tratamientos que te ayudarán a sanar tu cuerpo y tu alma

Cuando era joven el que más y el que menos a jugado y hecho deportes duros y de riesgo, con sus respectivos golpe, tras golpe. Esas contracturas por muchas partes del cuerpo, llevadas inconsciente mente por muchos años puesta hace que nuestro tejido fascial que es un tejido muy interconectado, estructural y de protección, esté lleno de tensiones y de nudos de energía.

Por eso, todos los traumatismos físicos, acompañados por los traumas emocionales los malos habitos, con el tiempo el cuerpo pasa factura y tu energía corporal se ve seriamente afectada. Esta es el momento de realizar un gran cambio y empezar ha realizar terapias, hacer sanaciones y traer consciencia a tu vida. Nunca es tarde para empezar.

Después de sanar el cuerpo físico es muy probable que te des cuenta que el cuerpo emocional, mental y espiritual tambien son una misma pieza de tu cuerpo físico y desees hacer un trabajo integral y mejorar desde todos los aspectos del Ser. Ahora esta en un buen camino para ir subiendo de niveles de vibración y convertirte en un Ser evolucionado y evolucionando.

Estoy convencido que con la terapia craneosacral se pueden realizar todos estos cambios de forma profunda e integradora. Claro está que todo cuesta su esfuerzo y trabajo y que la recompensa es tan gradual y desde dentro que, puede pasar desapercibida. Simplemente con el tiempo tú eres más tú, te encuentras mejor en todos los aspectos, tu vida va mucho mejor, a pesar de los cambios, ya que tu Ser interior, tu Ser superior esta mucho más conectado con tu persona y personalidad. Es como estar con Dios más undo, con todas las virtudes positivas, formando parte de ti de forma natural.

Puedes atraer nuevas energías a tu vida, la energía fluye mucho mejor, tu poder personal aumenta y tus defectos psicológicos van desapareciendo.

 

 

Audio: Audio de lo físico a lo sutil Audio: Cuerpo físico Audio: Estilo de vida y salud
Audio: Desde Grecia Audio: Aproximándonos a oriente Audio: Sistema energético humano
Audio: Cuerpo energético holográfico Audio: Chakras o centros de energía Audio: Cuerpo emocional
Audio: Cuerpo mental Audio: Dimensión espiritual Audio: Los chakras centros de conciencia
Audio: Chakra 1 Muladhara Audio: 2 Chakra Swadhistana Audio: 3 Chakra Manipura
Audio: Chakra 4 Anahata Audio: Chakra 5 Vishudaha Audio: Chakra 6 Ajna
Audio: Chakra 7 Sahasrara Audio: Epílogo  

 

 

VOLVER