Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

La libre circulación de los fluidos

 

 

El origen               Dura madre Modificar el ritmo craneosacro Membranas Libre circulación

 

La terapia cráneo-sacral está basada en los principios de la osteopatía craneal, y se apoya principalmente en la inteligencia natural del cuerpo para re-encontrar el equilibrio, en la libre circulación del líquido cefalorraquídeo y en el libre movimiento de las articulaciones del cráneo y del sacro.

Esta terapia se fundamenta en que las suturas de los huesos del cráneo y del sacro son articulaciones que tienen un movimiento de flexión y extensión. Este movimiento respiratorio primario sucede en todo nuestro cuerpo entre 5 y 10 veces por minuto. Está originado por el movimiento pulsátil del líquido cefalorraquídeo, que circula por el interior del tejido facial.

El líquido cefalorraquídeo  se fabrica a través del plasma sanguíneo en el interior del cráneo de forma pulsátil y circula por un circuito semi-cerrado en el interior de las fascias. Esta circulación rítmica responde y actúa bajo principios y leyes hidrodinámicos y de tensión reciproca.

El líquido cefalorraquídeo es un líquido muy especializado que circula por el interior de las fascias por todo el organismo, sobre todo por el cráneo, la columna vertebral y el sacro. Este líquido tan inteligente dispone de un gran poder energético y homeostático, pues está íntimamente relacionado con el sistema nervioso central y periférico.

Gracias a la articulación esfeno-basilar y a la producción del líquido cefalorraquídeo de forma rítmica y pulsátil  tenemos  los movimientos de flexión y extensión en todos los huesos del cráneo y del rostro humano. El ritmo y simetría de esta pulsación está directamente relacionado con nuestra salud y con nuestra calidad de vida.

fun1

EL ALIENTO DE VIDA

Como el doctor Sutherland dijo entre otros el aliento de vida es una fuerza que dá chispa y energia a todo el organismo para que surja el movimiento respiratorio primario. Se puede definir como la respiracion del Alma en el cuerpo. Ya sabemos que el líquido cefalorraquídeo o fluido cerebroespinal es de vital importancia para para la distribucion y expresión del Aliento de Vida. Este Aliento de Vida como lo describio Sutherland, genera unas ondas de fluctuación y energía, que a su vez se convierten en un movimiento inherente propio. Sin este movimiento o impulso respiratorio primario la persona no tendrá una salud hoíistica y global en todo su cuerpo. Sin este Aliento de Vida estaremos cojos y nuestro desarrollo físico, emocional, mental y espiritual se verá drásticamente afectado, aunque no nos demos cuenta. Si, nuestro sistema respiratorio primario no fluctúa correctamente tendremos muchas posibilidades de tener muchos y fuertes defectos psicológicos, que a la vez repercutirá en nuestra manera de llevar la vida y como en un circulo vicioso todo se volverá un caos y un desastre. Sin nuestro Aliento de Vida nuestro Ser no será el Ser completo e íntegro que en verdad somos.

La potencia del Aliento de Vida contiene una inteligencia y una sabiduría capaz para mantener la salud y el equilibrio corporal de nuestro Ser y, por tanto teniendo en cuenta todos los niveles del Ser, cuerpo, Alma y Espíritu.

La presencia de ritmos plenos y equilibrados producidos por el Aliento de Vida entre otros, indicará que el Ser o que ese órgano o sistema estará sano. Nientras estos ritmos se expresen con naturalidad, simetría y fuerza el principio ordenante de salud se manifestará, junto con una plenitud del Ser total, que irradiará en una persona feliz y deslumbrante.

Nosotros como terapeutas actuamos mediante el conocimiento, la técnica, la intención, el amor y la energía, para ayudar al paciente a devolver su movimiento respiratorio primario en todo el organismo.

Vamos a relajar y encontrar un mejor equilibrio en las membranas internas del cráneo y de todo el organismo. Con esto conseguiremos vivir con todas nuestras capacidades internas y encontrar la plenitud en esta vida y a todos los niveles.

Cualquier dolor o enfermedad puede encontrar una solución  a través de esta terapia. Cualquier trauma psicológico puede ser liberado a través del tratamiento cráneo-sacral. Estamos actuando en el origen de todos los problemas físicos y psicológicos. Estamos yendo a la causa de muchos de nuestros desequilibrios, tanto físicos como psicológicos.

Es muy frecuente que los males de muchas partes de nuestro cuerpo tengan el origen en todas las tensiones de membranas craneales que casi todos tenemos. Estas tensiones deforman e impiden el libre movimiento de flexo-extensión en todos los huesos de la cabeza, impidiendo nuestro movimiento respiratorio primario.

Sin apenas darnos cuenta vivimos con tensiones internas, en nuestro cráneo, en la columna vertebral, en el sacro y en la pelvis. Muchas veces por un nacimiento forzado o por cicatrices, golpes, accidentes o simplemente por experiencias traumáticas a lo largo de toda nuestra vida, desde antes del nacimiento hasta ahora, físicas o psicológicas. El tejido fascial es el que se ve más repercutido e influenciado por estas circunstancias.

Como todas las fascias están perfectamente unidas por la comunicación inherente de todo este tejido a nivel fibrilar, un golpe en la cabeza puede ocasionar dolores en el hombro, en el  abdomen, en la zona pélvica o en las rodillas o los pies.

Un pequeño trauma psicológico puede ocasionar un malestar físico.

La vida se expresa con movimiento y energía y el movimiento se refleja en vida y salud.

El movimiento respiratorio primario es el don de la esencia Divina o Ser Supremo o energía básica y primordial, que subyace a todos los demas movimientos corporales. Se podría entender como el eslabón pérdido entre la ciencia y el espíritu.

La principal intencion del terapeuta craneosacral es la de animar y favorecer esa respiración de los tejidos y por tanto generar ese movimiento o pulsación rítmica de salud. Esta pulsación empieza en el cerebro y acaba en los pies y empieza en los pies y acaba en el cerebro y está muy relacionada con la energía psíquica, mental y emocional.

 

fun2Haz clic en la foto

Mi opinión es que la energía Reiki ayuda mucho, abrir los canales del entrecejo y del corazón para ser buenos distribuidores de energía universal es bueno para todo. Lo segundo es que la terapia craneosacral esta basada en un movimiento fisiológico real y,  apoyarse en esto es muy importante para aplicar ciertas técnicas y potenciar la energía Reiki. Tercero que la biodinámica es el siguiente peldaño interesante a conquistar y que cuando lo entienda lo explicare con detalle, aunque intuyo que es para mejor y mas altos niveles.

 

VEAMOS ALGUNOS AXIOMAS DE ESTA TERAPIA:

1: No dañar. No realizar manipulaciones violentas ya sean físicas o psíquicas. Tratar al paciente con todo el amor posible y con suavidad. Esto es de lo más fácil en esta terapia, ya que el proceso curativo se realiza a través de unas manos sensibles y a través de una transmisión de energía curativa.

2: La homeostasis: El cuerpo siempre busca la salud y el mejoramiento. El cuerpo tiene la inteligencia innata para curarse, gracias al sistema nervioso central y periférico. A este proceso se le llama homeostasis, es decir, la capacidad que tiene nuestro organismo para re-encontrar su equilibrio después de sufrir una perturbación cualquiera, ya sea física, mental o bioquímica. Dicho de otro modo la homeostasis es la fuerza natural que consigue mantener dentro de los límites fisiológicos normales todos los procesos que tienen lugar en el organismo.

Hay dos sistemas orgánicos principales encargados de mantener el poder homeostático en el cuerpo: el sistema nervioso y el endocrino. Más adelante explicaremos cómo funcionan y reaccionan estos sistemas.

Cuando se produce un corte en la piel, se rompe un hueso o se daña un órgano, es la inteligencia innata del cuerpo la que nos hace recobrar la salud. Si este proceso no se realiza significa que el cuerpo no tiene la suficiente energía para su auto-curación.

El cuerpo tiene una inmensa capacidad de auto-regularse. Realiza aproximadamente mil millones de reacciones por segundo, entre las químicas, nerviosas, propioceptivas, receptivas, musculares etc., de aquí que resulte tan importante no interferir en su ritmo y poder natural.

Esto nos lleva al concepto de la circulación. La ley de la arteria, de Taylor Still, el fundador de la osteopatía y primero en exponer esta ley.

La Terapia Craneosacral se basa en el principio de la existencia de una pulsación rítmica sutil que emerge en los tejidos y fluidos del núcleo del cuerpo, que se denomina Impulso Rítmico Craneal. Este impulso puede ser percibido como un movimiento respiratorio sutil en todas las estructuras que componen el sistema craneosacral (encéfalo, médula espinal, liquido cefalorraquídeo, meninges, huesos craneales, pelvis y sacro), y se transmite también a todos los órganos y tejidos corporales.La potencia y calidad con que emerge y se transmite este impulso a todo el organismo determina su estado de salud y vitalidad.
Fundamentos de la Terapia Craneosacral
Durante la sesión el cliente siente el contacto ligero de las manos del terapeuta entrenado en escuchar los movimientos sutiles del cuerpo, sus ritmos, pulsaciones y patrones de congestión y resistencia. Esta escucha proporciona información importante sobre el funcionamiento de la persona en su totalidad.

En respuesta a golpes físicos, o tensiones, problemas emocionales, etc. los tejidos del cuerpo se contraen. En ocasiones, esta contracción - sobre todo si el golpe ha sido fuerte o el trauma emocional intenso - queda contenida en el cuerpo, limitando su buen funcionamiento, y creando restricciones que provocan problemas que pueden durar años. El movimiento craneosacral las refleja como áreas de congestión o restricción. Un terapeuta entrenado puede percibirlas, identificar su origen y trabajar con ellas.

El terapeuta utiliza sus manos para reflejar al cuerpo del cliente el patrón que está conteniendo; al hacerlo, éste tiene la oportunidad de soltar ese patrón restrictivo y encontrar una nueva forma de organizarse. El complejo cuerpo-mente es un sistema espontáneamente autoorganizado que, al recibir la información correcta de su propio desequilibrio, tiene la capacidad de equilibrarse por sí mismo.
Siguiendo este principio fundamental, el terapeuta nunca impone nada sobre el cuerpo de la persona, ni fuerza a su organismo a hacer algo para lo que todavía no está preparado. Es el mismo sistema del cliente el que lleva la directriz de su proceso de curación. El terapeuta craneosacral sintoniza con su sabiduría interna y su inteligencia corporal y sigue las pautas que le indican.
Cuando se liberan las tensiones, se libera también la energía que antes se utilizaba para mantener la contracción. Por lo tanto, uno de los beneficios de esta forma de terapia corporal es aumentar nuestro nivel de energía, pudiendo también producir una relajación más profunda.
Beneficios de la Terapia Craneosacral
La terapia craneosacral es tan suave y segura que es apropiada para personas de todas las edades, desde ancianos hasta niños y bebés, así como durante el embarazo y posparto, después de una operación, un accidente o en condiciones de fragilidad.Al tratarse de una terapia global de todo el cuerpo, puede ayudar a las personas con casi cualquier condición, incrementando su vitalidad y permitiendo utilizar sus propios recursos de autocuración.
El énfasis del trabajo radica en acompañar a la persona a restablecer su expresión de salud. La siguiente lista muestra algunas de las condiciones, entre otras que no nombramos, que pueden responder favorablemente a la terapia craneosacral.
- Alergias
- Alteraciones de la ATM
- Ansiedad
- Artritis
- Artrosis
- Asma
- Bronquitis
- Ciática                                                    

- Depresión
- Diabetes
- Dificultad en el embarazo
- Dolor articular
- Dolor y tensión
- Escoliosis
- Estrés

LA LEY DE LA ARTERIA O LIBRE CIRCULACIÓN

La ley de la arteria de los doctores osteopáticos actuales dicen que si una zona no realiza movimiento alguno, el riego sanguíneo no le llega con facilidad. O sea que el movimiento de las articulaciones y del cuerpo en general conlleva a un correcto aporte de riego sanguíneo a las zonas.

Todo en  el cuerpo humano está hueco, no hay absolutamente nada lleno.

Los descubrimientos de la física cuántica sobre las estructuras del átomo sitúan grandes espacios vacíos entre los átomos y sus partes. Incluso la materia más densa se compone principalmente de espacio vacío.

El autor y científico George Meek ha explicado que las porciones sólidas (masa) del cuerpo se componen de un 75 - 80 % de agua. Teniendo en cuenta las distancias entre los átomos de esta materia, resulta que más del 90% del cuerpo corresponde a espacio  vacío. Para ayudar a comprender esto este autor pone el ejemplo de que si un átomo del cuerpo tuviera el tamaño de una manzana, el siguiente átomo estaría situado  entre 1.000 y 3.000 Km. de distancia. De esto se desprende que la materia orgánica sólida se compone principalmente de espacio vacío ocupado por campos electromagnéticos.

Si la naturaleza ha dotado de espacios huecos  a todos los tejidos, huesos etc., es porque algo tiene que circular por ese espacio vacío.

Por ejemplo, los nutrientes y la sangre circulan por muchos espacios huecos. Sabemos que todo lo que circula está vivo y que lo que no circula se estanca, se pudre y se convierte en patológico. En un espacio donde no hay oxígeno, se produce un ambiente anaeróbico y todo tiende a pudrirse antes.

Las aguas superficiales de los ríos o canales que no circulan se convierten en aguas putrefactas.

 

Hay que hacer que todo vuelva a la libre circulación.

Lo primero que debe volver a la libre circulación es la sangre, que es el sistema nutricional, y lo segundo es el líquido del tejido nervioso, El líquido cefalorraquídeo, un fluido que junto con la sangre se encuentra por todo el organismo, en el interior de las fascias, el la zona llamada aracnoides.

El líquido cefalorraquídeo circula por el interior de las fascias y se debe procurar que circule libremente por todo el cuerpo.

Cuando hay un estancamiento sanguíneo suceden cambios en la zona afectada. Lo primero que se modifica es el PH de la sangre que se manifiesta en un aumento de su acidez y éste a su vez repercute en los tejidos circundantes haciendo que éstos se corroan y entren en un proceso degenerativo. Éste es el proceso denominado autolisis, donde el cuerpo se come a sí mismo.

El mejoramiento del riego sanguíneo mejora el PH de la sangre y por lo tanto el  estado de los tejidos. Lo mismo le pasará a su hermano, el sistema linfático, que se encarga de recoger los residuos metabólicos que el sistema sanguíneo no puede, o no llega a recoger.

Con mayor motivo si este sistema linfático se estanca aumenta el PH de la linfa con la consecuente acidificación y corrosión de los tejidos. Como estos sistemas son hermanos y van juntos, con seguridad si se estanca uno se estanca el otro. Todos los problemas de salud se resumen en que hay algo que no está circulando.

Es ahí donde el masajista inicia su trabajo a través de manipulaciones para mejorar la libre circulación de los fluidos.

Biodinámica craneal

La palabra biodinámica viene de bio y dinámica y significa ciencia de las fuerzas vitales.

La biodinámica craneal nos pone en relieve que el funcionamiento corporal se organiza en torno al Aliento de Vida o fuerza esencial para la potencia sanadora. Si tenemos una libre expresión del Aliento de Vida por todo el organismo la salud holística está asegurada, asi como un buen equilibrio fisico, menta y espiritual.

Si queremos recuperar la salud lo primero que tenemos que hacer es facilitar la expresion por todo el organismo por igual de esta fuerza vital.

MEJORAR LA SENSIBILIDAD

Si la sensibilidad del terapeuta no es buena podemos hacer unos masajes en los puntos neurolinfáticos del esternón, de las costillas, el labio superior, el labio inferior, el diafragma, etc. Una buena postura, y una buena respiración, así como estar predispuesto a la auto escucha y a la receptividad.
Esta terapia cráneo sacral nos lleva a realizar la sanación en el origen de los traumas, en el origen de la enfermedad. La enfermedad no tiene identidad, la persona si la tiene.
Todas las partes del cuerpo tienen un aspecto físico y otro psíquico.
Cuanto más lo practiquemos más nos va ha gustar. Trabajar en el campo sutil es tan maravilloso como trabajar en el campo físico. Muchas veces trabajando en el campo sutil se solucionan muchas más cosas que en el campo físico. No por meter más fuerza vamos a tener mejores resultados. Aunque a veces hay que meter fuerza, pues es tan grande y brutal el daño físico, el acortamiento, el bloqueo o la fijación que necesita del desbloqueo físico. Pero después del trabajo y el esfuerzo físico viene el trabajo sutil.
Entre el cuerpo y lo mental existe un puente que llamamos el ritmo cráneo-sacral. Por tanto, esta terapia sirve para cualquier cosa o dolor.
Cuando hacemos esta terapia casi no nos importa ni la enfermedad ni el nombre de la enfermedad, ni los síntomas. Lo que sí nos importa es el ritmo del líquido cefalorraquídeo. No interfiramos en el tratamiento del medico convencional. Si que podemos decir al paciente que se haga nuevas analíticas después de ocho o diez sesiones.

VOLVER

 

 

 

 

¿Qué significa el concepto de «dedos pensantes»?
Los terapeutas craneosacrales utilizan la palpación como un toque muy ligero para diagnosticar y tratar los trastornos y enfermedades. Este arte palpatorio puede aplicarse con mucha precisión; de este modo, el terapeuta craneosacral percibe a través de sus manos los movimientos y cualidades sutiles del Impulso Respiratorio Primario y diagnostica dónde se localizan las resistencias y bloqueos que impiden la expresión libre de los ritmos internos. Sutherland consideró que este proceso se fundamenta en la utilización de «dedos pensantes».

Así pues, los terapeutas craneosacrales aprenden a pensar y sentir a través de los mecanismos propioceptivos de sus dedos, y de este modo son capaces de leer la historia del cuerpo de sus pacientes. Esta lectura se realiza a través de los movimientos, cualidades y formas sutiles contenidos en los fluidos y tejidos del cuerpo. Este es un proceso de escucha profunda, durante el cual el terapeuta craneosacral mantiene una atención abierta y neutral.
Es muy importante que el terapeuta mantenga una atención realmente abierta y neutral para poder palpar lo que verdaderamente ocurre en el cuerpo del paciente, sin imponer sus propias ideas y expectativas.

¿Puede explicar el concepto de “establecer un diálogo con el organismo”?
El terapeuta entra en una especie de diálogo o conversación con el cuerpo del paciente a través de la escucha con sus dedos, y responde a las señales que el organismo del paciente emite. Al mismo tiempo, puede hacer preguntas al cuerpo del cliente, enviando sugerencias sutiles a través de sus dedos y percibiendo cómo responde éste. Un ejemplo de ello sería preguntar a un hueso en particular si le gusta moverse hacia la derecha o hacia la izquierda.
Esta pregunta se puede plantear mandando una sugerencia sutil de movimiento, hacia la derecha o la izquierda, a través de los dedos del terapeuta que están en contacto con ese hueso particular. Si esa parte del cuerpo del cliente tiene una contracción de cualquier tipo, como podría ser un tirón hacia el lado derecho, entonces el hueso aceptará con gusto esta sugerencia de movimiento hacia la derecha; en otras palabras, se moverá de manera natural hacia la dirección en la que está el tirón, es decir, su dirección de facilidad. Podemos realizar estos test sutiles de movimiento
cuando sean necesarios para clarificar los patrones de tensión y resistencia que tiene el cuerpo del paciente. De hecho, todo el proceso de diagnóstico y tratamiento es una forma de conversación entre las manos del terapeuta y el cuerpo del cliente. El paciente puede tener una restricción o bloqueo particular y el terapeuta puede identificar esta restricción, su forma, su localización y la cualidad que contiene. Las manos del terapeuta actúan como fulcro o punto de referencia alrededor del cual el cuerpo del cliente se empieza a reorganizar.
Hay varias técnicas o habilidades que el terapeuta puede utilizar para ayudar al cuerpo del cliente a reorganizarse y crear las condiciones para la autocuración. Todas estas técnicas tienen un enorme respeto por la Inteligencia inherente del cuerpo.
Así pues, nunca se impone nada sobre el cuerpo del paciente, ni se fuerza al organismo para hacer algo que todavía no está preparado. Una de las habilidades fundamentales que el terapeuta tiene que desarrollar es la de buscar la expresión de la salud en el cuerpo del cliente, sin centrar su atención en tratar de curar las enfermedades. Las habilidades o técnicas utilizadas tienen la finalidad de estimular la salud en una zona de resistencia o disfunción. Este proceso de sanación emerge del propio cuerpo del paciente; no es algo que haya que dar al paciente, sino que es algo que siempre está presente, incluso en las condiciones de enfermedad más severas o en las zonas más alteradas y restringidas. Así pues, la impronta de la salud y el equilibrio siempre está presente en nuestro interior y sólo necesitamos reconectar con ella para que ocurra la curación.

¿En qué campos y con qué tipos de pacientes puede ser efectiva esta terapia?
La Terapia Craneosacral puede ayudar en el tratamiento de muchas enfermedades ya que el énfasis del trabajo radica en ayudar a restablecer la expresión de la salud en el cuerpo, quitando los obstáculos que impiden el buen funcionamiento del organismo y creando las condiciones para la expresión de la salud. Esta terapia no se limita a tratar algunas enfermedades concretas, ya que los síntomas o las patologías desaparecen de manera natural cuando se fomenta e incrementa el estado de salud. Como consecuencia de ello, la Terapia Craneosacral no se utiliza únicamente para curar ciertos síntomas sino para ayudar a que la totalidad de la persona se realinee con la salud.
Sin embargo, los pacientes suelen presentarse con problemas concretos que demandan tratamiento. La siguiente lista muestra algunas de las condiciones, entre otras, que pueden responder favorablemente al tratamiento craneosacral:
• Problemas orgánicos de tipo respiratorio y digestivo.
• Problemas musculoesqueléticos y de la estructura corporal: cifosis, lordosis, escoliosis, lumbago, ciática, hernia, dolor y tensión muscular, problemas de las articulaciones.
• Alteraciones nerviosas: insomnio, hiperactividad, agotamiento, parálisis facial, tics, pitidos en los oídos, pinzamientos espinales y otras neuralgias.
• Cefaleas de tipo migrañoso o tensional.
• Alteraciones inmunológicas, alérgicas y endocrinas: asma bronquial, rinitis alérgica, sinusitis.
• Problemas emocionales: depresión, ansiedad.
Todas estas condiciones normalmente mejoran o se resuelven totalmente como resultado de la Terapia Craneosacral.

¿Con qué frecuencia es necesario aplicar esta terapia?
El número de sesiones varía mucho de paciente a paciente, y depende del nivel de salud que ya esté presente. Algunas personas quizás necesiten solamente una o dos sesiones; sin embargo, otras con condiciones más crónicas pueden requerir un tratamiento continuado durante un periodo de tiempo.
Inicialmente, los tratamientos se suelen ofrecer cada semana o cada quince días. Muchos pacientes encuentran que entre seis y diez sesiones son suficientes para resolver las condiciones con las que vinieron a vernos. Después de ello, quizás elijan continuar recibiendo sesiones de mantenimiento o sesiones para comprobar su estado de salud. De todos modos, cada individuo es diferente y el programa de tratamiento varía en cada caso particular.

¿En qué se diferencia esta terapia del tratamiento osteopático o del masaje?
Esta forma de tratamiento es suave y sutil; no aplica ninguna presión o fuerza sobre el cuerpo del paciente, ni tiene la intención de provocar unos efectos determinados, sino que busca simplemente estimular la expresión de la salud inherente del sistema.
Así pues, en la Terapia Craneosacral trabajamos con la propia expresión del Aliento de Vida en el organismo del paciente, para que ella realice las correcciones necesarias en la estructura del cuerpo del cliente y en su funcionamiento. Como terapeutas no intentamos «arreglar» o solucionar nada sino que estimulamos que sea el propio organismo del paciente el que resuelva los trastornos por sí mismo; ésta es la diferencia fundamental.

¿Tiene efectos permanentes y duraderos?
Los efectos son normalmente muy profundos y duran mucho; al mismo tiempo, ayudan a los individuos a introducir cambios significativos en sus vidas y en su salud, pero no se trata de una cura milagrosa. La Terapia Craneosacral ayuda a incrementar y favorecer la expresión de la salud y el equilibrio en el cuerpo, pero esto únicamente se puede realizar al ritmo que resulte natural para cada individuo. Nosotros, como terapeutas, podemos facilitar que las condiciones para la expresión de la salud estén presentes, pero el cliente tiene que hacer algo para mantener este estado y ello implica prestar atención a todos aquellos factores presentes en la enfermedad. Los factores subyacentes al estado de salud o enfermedad pueden ser múltiples, tales como por ejemplo: traumas, problemas mentales o emocionales, toxicidad, entorno del paciente o incluso trastornos hereditarios. Pero tenemos que recordar que el cuerpo siempre busca el estado de salud y equilibrio, sean cuales sean sus circunstancias. La Terapia Craneosacral utiliza simplemente un tratamiento con las manos para ayudar a retirar los obstáculos y permitir que el estado de salud se manifieste.
¿Es muy popular esta forma de terapia en otros países?
Se ha hecho muy popular en los últimos años. Actualmente se practica en Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Suiza, Bélgica, España, Italia, Alemania, Holanda, Australia, Sudáfrica y otros muchos países.
Desafortunadamente, al mismo tiempo que su popularidad ha aumentado también se ha incrementado el número de cursos de formación inadecuados e incompletos que se ofrecen hoy en día a los profesionales.

¿Puedes hablar de la utilidad de esta terapia en problemas dentales y en colaboración con los dentistas?
Una de las condiciones que a menudo responde muy bien al tratamiento craneosacral es la que presenta los problemas mandibulares; es decir, los problemas en la articulación temporomandibular. Los problemas en esta articulación suelen estar asociados con otra serie de síntomas como dolores faciales, dolores de cabeza, nuca, espalda, oído, ruidos en los oídos o mareos. Este conjunto de síntomas o síndrome, denominado el síndrome temporomandibular es muy conocido por los dentistas. Ellos a menudo intentan remediar esta situación colocando puentes y alineando la mandíbula.
Al mismo tiempo, la Terapia Craneosacral puede ser una gran ayuda para liberar las tensiones contenidas en la estructura mandibular y en las estructuras que la rodean (cabeza, cuello y cara). En casos de esta naturaleza, la Terapia Craneosacral puede ser utilizada en colaboración con los dentistas para trabajar con problemas mandibulares y con el alineamiento de los dientes.

¿Se utiliza esta terapia en el trabajo pre-post y perinatal? La mayoría de las personas tienen secuelas del trauma de nacimiento, ¿cómo trabaja la Terapia Craneosacral en estos casos?
Algunas causas comunes de la restricción del Impulso Respiratorio Primario son el resultado de las contracciones o bloqueos que ocurren durante el proceso del parto o de los traumas prenatales. Cuando un niño nace su cráneo es blando y flexible, lo que le permite pasar por el canal del parto. La cabeza del bebé, literalmente, se aplasta cuando recorre este canal y las estructuras craneales quedan a menudo distorsionadas al ser empujadas y comprimidas unas contra otras. Estas distorsiones tienden a resolverse de manera natural en los días o semanas después del parto; pero en muchas ocasiones no ocurre así, particularmente cuando el niño ha quedado atascado en alguna de las fases del parto. De este modo, el trauma contenido en el cuerpo del bebé puede producir un amplio abanico de síntomas, tales como por ejemplo: inquietud e intranquilidad, pérdida de apetito, cólicos, espasmos y sacudidas, problemas en el desarrollo e incluso lesiones en el cerebro.
Estos patrones traumáticos a menudo permanecen durante toda la infancia y la vida adulta, produciendo una amplia gama de disfunciones posibles y contribuyendo al debilitamiento del estado general de salud.
El tratamiento manual suave que ofrece la Terapia Craneosacral puede ayudar a liberar estas compresiones traumáticas que son el resultado del parto. Se recomienda que todos los niños sean vistos por terapeutas craneosacrales cualificados poco después del nacimiento, ya que ello puede prevenir muchos problemas que podrían aparecer más adelante a lo largo de sus vidas.
Los niños y bebés tienden a responder muy rápidamente al tratamiento craneosacral ya que sus cuerpos contienen menos restricciones y traumas que los cuerpos de la mayoría de los adultos.
Una de las maravillas de la Terapia Craneosacral es que puede ser utilizada de manera segura en cualquier persona, desde bebés hasta ancianos, ya que no aplica ninguna fuerza y las manos hábiles y cuidadosas del terapeuta trabajan con los propios patrones de movimiento inteligente del cuerpo del paciente.

 


Técnica de «punto de quietud» con el inductor
Este ejercicio se realiza con un aparato llamado inducidor de punto de quietud. Es un ejercicio para uno mismo con enormes beneficios.
La manera de realizarlo: Nos colocamos cómodamente de espaldas sobre una superficie que no sea ni muy blanda ni muy dura. Nos colocamos el inductor debajo de la cabeza contactando la zona media del occipital transversalmente, dejando que el peso de la cabeza descanse sobre él. Entonces simplemente nos relajamos, entre 10 ó 15 minutos (nos podemos acompañar con música relajante).
¿Cuáles son los beneficios?
Durante el «punto de quietud» se crea una sensación de relajación general: todo el tejido conectivo del cuerpo se relaja, se reduce el estrés, se mejora la eficiencia del sistema inmunológico, se alivian el dolor de cabeza y la migraña, se benefician la artritis y miembros hinchados, y se incrementa la vitalidad. Ayuda en las náuseas por la mañana durante el embarazo, activa las fuerzas de autocuración del cuerpo (homeostasis), restablece la flexibilidad del sistema nervioso autónomo. A esta técnica no se le conoce efectos secundarios y solamente está contraindicada en traumas craneales graves donde no conviene comprimir el cráneo ni provocar cambios de presión dentro del cerebro como en caso de reciente fractura del cráneo, hemorragia en el cerebro, tumor cerebral grande, aneurisma intercraneal y apoplejías.

 

Yo personalmente uso el impulso rítmico craneal, o movimiento respiratorio primario para seguir esa fluctuación energética por el aura de la persona y, asi percibo cinestésicamente los nudos de energía o quistes energéticos. Una vez localizado ese torbellino de energía retorcida y, que puede adoptar diferentes formas y tamaños, se procede a su disolución y limpieza. Después de tiene que recargar la zona del aura afectada y, volver a realizar esta sanación en los próximos dias, para asegurar que esa zona del aura quede reflejando correctamente las mareas internas del ser humano.

Si fortalecemos el campo de energía humano, la salud integral e innata del ser humano se realiza de forma automática.

Estoy totalmente convencido que con estas cuatro técnicas a aplicar se obtienen resultados verdaderamente asombrosos y, que con cualquier otra terapia manual directamente en el cuerpo, parece una labor ardua, sino imposible.

Asi que yo, Juan Carlos , diría que, la medicina del mañana se fundamentará en sanar y limpiar el campo de energía humana y dejar que el cuerpo-alma-espíritu realice los ajustes necesarios en el cuerpo físico Este tipo de medicina es principalmente preventiva, es una medicina muy conectada con el crecimiento personal y la liberación del ser. Por eso desde muy temprano todas las personas tendrían que hacer ejercicios y seminarios para liberar y mover la energía humana.