Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

El lado espiritual de la terapia craneosacral

El origen               Dura madre Modificar el ritmo craneosacro Membranas Libre circulación

 

EL LADO ESPIRITUAL DE LA TERAPIA CRANEO SACRAL
Michael J. Shea Ph D.

Los huesos del cráneo deben estar construidos para el movimiento respiratorio. A partir de esta primera inspiración, en 1901, William Gardner Sutherland, D.O., comenzó una larga búsqueda hacia lo que ahora llamamos Terapia Craneosacral. Siguiendo su primera inspiración pasó 40 años desarrollando los cinco principios terapéuticos de la práctica del modelo biomecánico de la terapia craneosacral. Estos principios son: 1) la libertad articular de las suturas del cráneo; 2) la libertad articular del sacro entre los ilíacos; 3) la tensión recíproca del sistema de membranas; 4) la motilidad del tubo neural; y 5) la fluctuación del fluido cerebro espinal ( FCE, Liquido Cefalo-raquídeo)  Gradualmente el Dr. Sutherland profundizó más y más en el sistema craneosacral. Desarrolló técnicas para comprometer cada nivel del mecanismo craneosacral. En este modelo biomecánico los niveles del sistema consisten en los huesos, las membranas y el movimiento fluctuante del FCE.
Sin embargo, en 1948 a los 75 años. Dr. Sutherland hizo un cambio importante en su Concepto Craneal. Tuvo su segunda inspiración, y tal vez la más importante. Observó como se liberaba una molestia desde el interior del cuerpo de su paciente sin fuerzas o presión externa de su parte. Llamó a este poder de corrección propio “Respiración de la Vida ”. Luego comenzó a tratar y a diagnosticar con los efectos de la Respiración de la Vida en el FCE y en la totalidad del cuerpo. La suavidad se convirtió en la clave para percibir el poder ya presente en los fluidos. Comenzó a ver la sabiduría de la auto-corrección del sistema craneosacral como la fuente primaria de curación, antes que el intento del terapeuta de reducir los patrones de tensión. Cambió toda la textura y la experiencia sensorial de su trabajo. Dejó todos los tests de movimiento de los huesos y membranas. Comenzó a establecer contacto con la potencia de la Respiración de la Vida como un impulso fluido dentro del FCE, a través de la observación y la escucha. Esto dio nacimiento al paradigma biodinámico en la terapia craneosacral durante los últimos seis años de su vida.
Para la segunda inspiración del Dr. Sutherland es central la exploración de la Respiración de la Vida y su potencial curativo en el cuerpo. Dr. Sutherland descubrió movimientos bifásicos profundos dentro del FCE originados desde la Respiración de la Vida. Juntos , los lentos y largos ritmos de la Respiración de la Vida y su marea potencial representan las fuentes profundas en el cuerpo para su autocuración y auto corrección. Él percibió una inteligencia y una habilidad para tomar decisiones dentro de estos ritmos y dijo: “ahora la voluntad de Dios puede estar comprometida”
   
Al final de su carrera Dr. Sutherland llegó a creer que la fuerza natural, elemental y altamente espiritual de la Respiración de la Vida animaba al cuerpo e iluminaba a los fluidos del sistema nervioso con las chispas de la vida. Vio que esto curaba e integraba al cuerpo. La veneración por este trabajo se convirtió en un aspecto del tratamiento. Él escribió, “aléjate lo más que puedas del toque físico. La percepción profunda te guiará al sitio primario”. (Sutherland, 1998, Contributions of Thought, Rudra Press.) Durante los tratamientos comenzó a aparecer otro poder, el potencial de la Respiración de la Vida , y florecieron sus sentidos instintivos. Desarrolló una profunda devoción por el poder de la auto corrección del cuerpo. Lo llamó Poder infinitesimal. Le dio el crédito de toda la idea a Dios, aún de su primera inspiración. Para él, el poder del Potencial de la Respiración de la Vida se convirtió en la plenitud de su visión.
Cambió por completo la orientación de las habilidades de palpación, desde la que usa presión dirigida a otra que no usa ninguna presión, desarrollando manos que podían ver, escuchar, tanto como pensar. Cada milímetro se volvió vital. Comenzó a usar metáforas en su enseñanza tales como el pájaro en los ventrículos, encendido, vuelo, luz líquida, el espacio entre la anatomía, la continuidad de la Respiración de la Vida en el fluido. Dijo: Cada gota conoce la marea. Observó que la enseñanza de la percepción de los fluidos era muy difícil de incorporar en el modelo biomecánico. Dijo: no tiene que ver con la técnica, sino con el contacto suave.
Cuando se le preguntaba de donde viene la Respiración de la Vida , Dr. Sutherland contestaba: “aquiétate y sabrás”. Después de su muerte su principal alumno en este nuevo enfoque, Rollin Becker, D.O. (Life in Motion, 1998, Rudra Press) hizo de la quietud la habilidad esencial para la práctica de este nuevo modelo de terapia craneosacral. Desde aquel momento los practicantes fueron alentados a encontrar quietud dentro de ellos mismos y dentro de sus pacientes. De ese modo se establecieron los principios esenciales del modelo biodinámico. Estos son:  la quietud dinámica como fuente principal, la Respiración de la Vida y su manifestación en el cuerpo como la chispa de la creación del embrión humano y por último, la Marea Potencial , la expresión de la Totalidad en el embrión que es generada por la Respiración de la Vida. Esta expresión de lo divino que se origina en la creación del embrión, se conserva como parte de la fisiología humana a lo largo de toda la vida.  El Dr. Sutherland y Becker descubrieron las leyes naturales de como el espíritu encarna en el cuerpo humano y provee la fuente primaria de toda sanación, ubicándose en los tejidos y fluidos del cuerpo.
La Respiración de la Vida surge de la quietud dinámica. Es una presencia numinosa que enciende al cuerpo en la concepción y lo centra en la línea media de los ventrículos del sistema nervioso central. La Respiración de la Vida crea sanación desde adentro hacia afuera. Se necesita presencia para percibir la Respiración de la Vida en los fluidos, así como una mente meditativa. Además, el terapeuta mantiene un amplio campo perceptual para permitirle al plan de tratamiento inherente ubicado en los fluidos del cuerpo, que manifieste su habilidad infalible para sanar desde el interior. La terapia craneosacral requiere habilidades más que técnicas. Algunas posiciones de las manos se mantienen por media hora o más. Piensen sobre esto. El terapeuta necesita estar en una posición muy enraizada, mental, emocional y físicamente.  Desde este punto de vista, la terapia craneosacral es una práctica espiritual: ahora más que nunca este trabajo contiene la plegaria: "Hágase tu voluntad".         

 

Estoy muy convencido de que para tener una buena salud en todas las capas áuricas del ser humano, es fundamental tener un movimiento respiratorio primario fuerte y equilibrado. Esta directamente relacionado la salud de nuestra aura con la salud del sistema craneosacral.

Todos los tejidos del cuerpo se mueven produciendo diferentes ritmos que se pueden palpar con manos sensitivas. Todos estamos familiarizados con los ritmos respiratorio y cardíaco, pero no con el ritmo llamado Mecanismo Respiratorio Primario (MRP). El MRP es una respiración interna y profunda, que  entra en acción antes de la respiración pulmonar y es fundamental para el conjunto del organismo (se puede palpar hasta 15 min. post mortem). Se expresa con diferentes niveles de percepción: el ritmo cráneo- sacral (o impuso rítmico craneal), el ritmo medio y la marea larga (long tide).
La Terapia Cráneo- Sacral: más allá del masaje
La Terapia Cráneo- Sacral es un suave, delicado y profundo trabajo corporal que restablece el equilibrio psicosomático y potencia el poder de autocuración de nuestro cuerpo. No es una técnica de masaje, sino un trabajo corporal y emocional que accede a través de las manos del terapeuta al sistema cráneo-sacral, que está en intima relación con los sistemas nervioso, musculoesquelético, vascular, endocrino y respiratorio. El terapeuta cráneo-sacral ha aprendido a leer e interpretar el ritmo en diferentes partes del cuerpo, recibiendo información de los posibles desajustes y fulcros de inercia del sistema.

En la investigación científica de hoy, es la Física Cuántica la que nos da mayores bases para nuestro trabajo. Algunos experimentos prueban que las partículas están interrelacionadas, que se influencian entre sí. He aquí algunas de las observaciones hechas en experimentos con quantums (partículas luminosas): El observador influencia lo observado, y cuando dos partículas cuánticas son llevadas a lugares opuestos del Universo y una se mueve, la otra resuena en concordancia. Esto nos da una idea de que cuando entramos en contacto con otro y, especialmente cuando estamos en un acto terapéutico, nos influenciamos mutuamente. Como practicantes necesitamos aprender cómo ser neutrales a fin de que el sistema no responda sólo a nuestra  presencia, sino que realmente nos enseñe qué hay en el paciente en ese momento. Sólo así podemos cooperar con las fuerzas más profundas y ayudar al sistema. Es evidente que la terapia tendrá un resultado diferente dependiendo de la consciencia del terapeuta.
Un poco de historia
El primero en investigar el “Mecanismo Respiratorio Primario”  a finales del siglo pasado, fue el Dr.W.Sutherland, discípulo del padre de la osteopatía, el doctor Taylor Still (1828-1917). El doctor Still fue uno de los pioneros de la medicina holística. Buscó durante toda su vida la rearmonización del hombre con la naturaleza. Su forma de abordar la curación rechazaba la cirugía y las drogas, solamente utilizadas como última medida. Principalmente se apoyaba en un sistema de manipulación del cuerpo, que denominó osteopatía; ejercicios físicos y consejos sobre el estilo de vida. Fundó en 1892 la primera escuela, la American School of Osteopathy, en Kirksville. Los principios de esta otra medicina basada en leyes naturales revolucionaron la medicina de su época.
El doctor W. Sutherland (1873-1954) viendo la sofisticada anatomía  craneal tuvo una intuición a principios de 1900, “los huesos del cráneo tienen que estar construidos para permitir un movimiento respiratorio”. Con esta primera inspiración en el año 1901 el doctor W. Sutherland comienza una vida de búsqueda e investigación desarrollando lo que hoy se llama la Terapia Cráneo-Sacral. No fue fácil su camino ya que como todo pionero, que aporta nuevas ideas, tuvo muchos problemas incluso dentro del campo de la osteopatía. Dedicó más de 30 años a estudiar la anatomía del cráneo y experimentó de diferentes maneras, aplicando presión en huesos concretos del cráneo y viendo la relación que tenían con diferentes disfunciones y cambios emocionales. Desarrolló un sistema de examinación y tratamiento de los huesos del cráneo consiguiendo muy buenos resultados, basado en la idea de que los huesos no están soldados sólidamente sino que hay un micromovimiento o flexibilidad a través de las suturas en que se separan los huesos. En el año 1948, a la edad de 75 años, el doctor Sutherland hace un cambio de paradigma en el concepto craneal. Tiene una segunda inspiración y quizás la más importante. Observó un problema que se liberó desde el interior del cliente, sin su fuerza o presión sino por el poder intrínseco de la persona. Hasta ahora estaba preparado para buscar el movimiento, el eje de rotación, la restricción y la descompensación en el
movimiento y ayudarlo (al sistema) a moverse mejor. Ahora reconoció que el movimiento era justo el resultado de fuerzas más profundas en juego, y por debajo del movimiento existían estados de bienestar y calma más profundos. La orientación de su trabajo cambia radicalmente: para de hacer los protocolos y test de movimiento de huesos y membranas y comienza a trabajar y a cooperar con la potencia del sistema como conductor de la inteligencia innata del cuerpo. Comenzó a llamar a las fuerzas con la que estaba en contacto "el Aliento vital", fuerza dinámica que crea constantemente al ser humano.  Posteriormente una línea importante de osteópatas salvaguardaron y desarrollaron estas ideas. Por otra parte ha habido un amplio desarrollo de esta técnica, apoyado en diferentes trabajos de investigación en  laboratorio (especialmente entre los años 1960 y 1980 en Estados Unidos), que han confirmado y ampliado los descubrimientos de Sutherland.
En realidad, el terapeuta no impone nada sobre el cuerpo de la persona, sino ayuda al poder autocorrector del organismo. Por eso en Estados Unidos el terapeuta cráneo-sacral se llama facilitador. Y también es la causa de que esta terapia tan suave como efectiva, es segura y conveniente para personas de todas las edades. Desde adultos hasta niños y bebés, así como después de una operación o en condiciones de fragilidad, complementando el tratamiento médico o psicológico. Si no hay una patología concreta, la terapia nos ayuda a eliminar tensiones y bloqueos y a vivir la vida más plenamente, aumentando la vitalidad corporal. Algunas patologías en que más comúnmente se aplica la terapia son: dolores de cabeza de tipo migrañoso o tensional; dolores y problemas de espalda y de aparato locomotor; tensión muscular; alivio del dolor; problemas articulares; problemas de oído, vista o boca; problemas digestivos; sinusitis y neuralgias faciales; estrés, ansiedad, cansancio crónico; traumas infantiles, niños hiperactivos; secuelas de accidentes; problemas emocionales.

Por ejemplo, en nuestra aura ya habita sin darnos cuenta el típico egregor del miedo, este suele deformar mucho la energía de los riñones y glándulas suprarenales, que a su vez deprimiran la energía del músculo diafragma y sus alrededores. Esto afectará a la respiración completa y con el tiempo nos faltará energía y vitalidad. Sin darnos cuenta casi no respiramos y a cualquier situación dudosa o complicada retenemos la respiración. Esta acción nos impide pensar con todo nuestro potencial, ya que no llega el oxigeno al cerebro, y asi una cadena de reacciones que se nos pasa desapercibidas. Bueno a nivel mental estaremos muy influenciados por ese egregor del miedo que nos hará ver la realidad de manera distorsionada y tener miedo y de todo o casi todo. Nuestra mente dara mil vueltas a cualquier asunto para al final ver lo peligroso que puede ser todo y asi seguir alimentando a ese egregor u ente energético que es el miedo.

De manera muy parecida nos afectan todo tipo de egregores u entes mentales que habitan este planeta y que como no tengas bien todo tu sistema energético, pueden entrar dentro de ti y no darnos cuenta. Podemos llamar egregores a la intolerancia, el egoismo, la soberbia, la violencia, las inseguridades e incluso a las dudas y conflictos mentales que tengamos sobre el bien y el mal entre un sin fin de ellos..

Esto es así y yo lo se, porque he realizado un pequeño estudio personal sobre este asunto y te lo puedo asegurar y , claro esta hay muchos libros esotericos y místicos que asi lo explican.

Yo he percibido como tienes el sitema craneosacral bien, los huesos del craneo bien y en menos de un segundo que se te alojo un conflicto mental, del tipo que sea o un egregor negativo, todo tu sistema fascial se retuerce y el impulso ritmico craneal se desvia de anterior pulsación que era correcta. Vamos como si ese ente u egregor energético que tú le acabas de dar paso, al instante habita en tu tejido fascial y, deformará bruscamente tu onda energética y ésta, con el tiempo afectará al movimiento respiratorio primario de forma perpetua. Si tu al rato dejas pasar a ese egregor, te olvidas e incluso haces un trabajo energético para liberar, en la mayoria de los casos todo vuelve a su normalidad. Ese egregor no es nada consistente, no tiene fuerza, uno lo que hace es dejarlo pasar, pensar en otra cosa e incluso deshacer y demontar ese nudo de energía y ya no es nada. Con el tiempo cuando hayas practicado y traido conciencia a esas energías negativas y de baja vibración, ya no volverán.

Cada uno tiene su trabajo que hacer, sus egregores que limpiar y, si no los alimentas, desaparecen y tu tejido fascial lo agradece con mayor relajación. El trabajo de cada uno es verlo y, ahí está la solución, le das la vuelta al asunto y desaparece, ese egregor es insignificante en comparación a un Alma-Espíritu que eres tú.

Uno lo que tiene que hacer es poner conciencia, alguna técnica de atraer luz, algún maestro afín a ti e incluso permitir que tu cuerpo gire a gusto suyo para colaborar a que esa energía insana salga.

Esta percepción la he entendido mucho mejor al leer el libro del sexto sentido.

También me ha ayudado muchísimo los libros de Barbara Ann Brennan. Me parece un material muy interesante para cualquier terapeuta y sanador.

Estoy convencido que con la terapia craneosacral se pueden realizar todos estos cambios de forma profunda e integradora. Claro está que todo cuesta su esfuerzo y trabajo y que la recompensa es tan gradual y desde dentro que, puede pasar desapercibida. Simplemente con el tiempo tú eres más tú, te encuentras mejor en todos los aspectos, tu vida va mucho mejor, a pesar de los cambios, ya que tu Ser interior, tu Ser superior esta mucho más conectado con tu persona y personalidad. Es como estar con Dios más undo, con todas las virtudes positivas, formando parte de ti de forma natural.

Puedes atraer nuevas energías a tu vida, la energía fluye mucho mejor, tu poder personal aumenta y tus defectos psicológicos van desapareciendo.

De momento sigue con la lectura y que disfrutes y aprendas mucho.

En el link sobre el mundo de las terapias, encontrarás unos nuevos menús desplegables con mucha información adicional.

Enel enlace de powert point o en el enlace de tarot, tienes una oportunidad para recibir un mensaje.



No hay ningún aspecto del ser humano: espíritu, mente o cuerpo, que
no se revele a sí mismo en el cuerpo. Tocar a alguien es usar el verbo
en el sentido activo. Estar en contacto sugiere algo más pasivo, un
recibir o, en el mejor de los casos, una práctica compartida, de eso
es de lo que trata nuestro trabajo.
Durante la sesión se pone de manifiesto nuestras capacidades de oír
la historia contada por el espíritu, la mente y cuerpo a través del
palpitar del cuerpo.
Contactaremos con el cuerpo con una conciencia tan presente y tan
profunda que su historia se contará y será escuchada hasta su
intención original. Esto permite retornar a la intención original y
modificar apropiadamente en el presente los hábitos formados en
experiencias pasadas.
El principal objetivo de este trabajo es el de proporcionar una quietud
y un espacio en el terapeuta en el cual el paciente confíe en ser
escuchado. En este ser escuchado reside la curación. La Inteligencia
sabe, el intelecto sólo puede saber parcialmente.
Trabajamos a niveles que están más allá de lo que puede abarcar el
mero intelecto y nos ponermos en contacto con la Inteligencia que
subyace a toda enfermedad.

 Terapia Cráneo-Sacral  (TCS)
    Es una técnica manual y sutil para ayudar a
detectar y corregir los desequilibrios del sistema
cráneo-sacral que puedan ser la causa de disfun-
ciones sensitivas,motoras o neurológicas.
El sistema cráneo-sacral envuelve al cerebro y la
médula espinal, estos órganos son el centro del ser,
sin ellos los sentidos, las emociones y las funciones
motoras serían inoperantes. Así que el sistema
cráneo-sacral está relacionado con la salud y el
bienestar del cuerpo entero.

El ritmo del sistema cráneo-sacral se puede sentir tan claramente como los ritmos cardio-vascular y respiratorio. Pero a diferencia de los otros ritmos, el ritmo cráneo-sacral (RCS) se puede evaluar y corregir a través de la palpación.
La Terapia Cráneo-Sacral se utiliza para tratar una gran variedad de problemas de salud, incluyendo dolor de cabeza, dolor de cuello y espalda, disfunciones de la A.T.M., cansancio crónico, dificultades de coordinación motora, escoliosis, fibromialgia, problemas oculares, depresión endógena, hiperactividad, problemas de concentración, disfunciones del sistema nervioso, además de otros trastornos físicos y psicológicos.
Se pueden consultar ciertos artículos de interés relacionados con el tema como por ejemplo:
Una Recuperación Olímpica



The Upledger Institute España imparte dos cursos relativos a esta terapia:
· Terapia Cráneo-Sacral I (TCS I)
· Terapia Cráneo-Sacral II (TCS II)


Terapia Cráneo-Sacral I (TCS I)
CONTENIDOS DEL CURSO DE TERAPIA CRÁNEO-SACRAL I
En este curso se imparten las bases necesarias para entender el sistema cráneo-sacral, incluyendo las técnicas utilizadas para efectuar los cambios en éste. Los estudiantes aprenden las técnicas para liberar las fascias y los tejidos blandos, técnicas no invasivas de palpación, las cuales se utilizan para detectar los movimientos biológicos sutiles, y nuestro Protocolo de 10 Pasos para evaluar y tratar el cuerpo entero. En el curso se estudia por el método del "aprendizaje por descubrimiento" y se le dedica mucho tiempo a la práctica. Se suministra un manual explicativo con ilustraciones detalladas a cada alumno.
Cada contenido es expuesto mediante su explicación teórica y posterior demostración, seguido de una práctica supervisada:

  •  Palpación: grueso-sutil, activa-pasiva, ritmo cardiaco, ritmo respiratorio y ritmo cráneo-sacral.
  •  La Fascia como un sistema global del cuerpo, diafragmas cruzados, técnicas para liberar  los diafragma (pélvico, respiratorio, entrada torácica, hioides y la base craneal occipital).
  •  Fases del ritmo cráneo-sacral: flexión y extensión.
  •  Inducción del Still Point incluyendo el CV-4.
  •  Técnicas de dirección de energía.
  •  Articulaciones craneales.
  •  Sistema vertical y horizontal de las membranas intracraneales.
  •  Resistencia corporal, resistencia elástica, características visco-elásticas de los tejidos.
  •  Técnicas de levantamientos de los huesos craneales.
  •  Evaluación del tubo dural, tracción y tratamiento.
  •  ATM y técnicas de ATM.
  •  Protocolo de 10 pasos.

REQUISITOS DE ADMISIÓN PARA ESTE CURSO
Este curso está dirigido a cualquier profesional relacionado con el campo de la salud y de las terapias manuales. En caso de que el interesado no pertenezca a este grupo se le pedirá que adquiera previamente unas bases anatómicas imprescindibles para la Terapia Cráneo-Sacral.
Terapia Cráneo-Sacral II (TCS II)
CONTENIDOS DEL CURSO DE TERAPIA CRÁNEO-SACRAL II
El objetivo de Terapia Cráneo-Sacral II es explorar más a fondo el sistema cráneo-sacral y su relación con los sistemas fisiopatológicos del cuerpo. El curso empieza con el estudio de las disfunciones de la base craneal tal y como fueron diagnosticadas y tratadas por William G. Sutherland, el "padre de la Osteopatía Craneal". Los alumnos aprenden a combinar en un todo las técnicas de Sutherland para identificar las lesiones con nuestro Protocolo de 10 Pasos y cómo aplicar las técnicas de corrección individuales cuando sea necesario.
La evaluación y la terapia para el paladar, la mandíbula y la articulación temporomandibular se practican como parte de la exploración del sistema masticatorio. El énfasis se pone en la evaluación del cuerpo entero y en los diversos fenómenos fisiológicos que ocurren. La Liberación Somato-Emocional se introduce a través de la discusión y la demostración del Quiste Energético.
Los participantes sacan provecho de la experiencia manual de la práctica en un ambiente íntimo y reciben un manual de estudio ilustrado que servirá como referencia en un futuro.
Cada contenido es expuesto mediante su explicación teórica y posterior demostración, seguido de una práctica supervisada:

  •  Disfunciones de la base craneal
  •  Paladar duro, la mandíbula y disfunciones de la ATM (articulación temporomandibular).
  •  Evaluación del cuerpo entero.
  •  Arcing (arcos de energía).
  •  Deslizamiento fascial.
  •  Simetría/Asimetría.
  •  Movimiento craneal.
  •  Movilidad del tubo dural.
  •  Calidad del ritmo CráneoSacral.
  •  Movimiento paravertebral.
  •  Quistes energéticos.

REQUISITOS DE ADMISIÓN PARA ESTE CURSO
Para acceder a este curso es necesario haber cursado TCS I con The Upledger Institute en España o en cualquiera de los demás Institutos Upledger del resto del mundo.

VOLVER