Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

El impulso rítmico craneal en los huesos craneales

Palpación La escucha El CV 4 Punto de parada Desenroscamiento Descomprimir el Atlas

 

La técnica para desbloquear los huesos parietales.

Sabemos que el levantamiento del frontal, del parietal y la compresión y descompresión del esfenoides actúan sobre la membrana vertical, o sea, la hoz del cerebro y la hoz del cerebelo. A través del levantamiento del frontal estamos levantando la hoz del cerebro frontalmente o en su zona anterior. Levantando los parietales levantamos la hoz en sentido ascendente. O al hacer el CV4 también afectamos a esta membrana sagital.
Los parietales tienen dos tiempos en su movimiento: primero elevación y después separación.
Colocamos los tres dedos, el índice, medio y anular en las prominencias de los parietales. Los pulgares cruzados colocados a ambos lados de la sutura sagital. El movimiento es: sube, luego sé abre la sutura sagital, luego cierra la sutura sagital y luego baja. Este es su ritmo funcional, dos ritmos subir y abrir y cerrar y bajar.
Nuestro trabajo será el de igualar simetrías entre ambos parietales, tanto en el ritmo, como en la intensidad y en la apertura.
Puede ser que nos cuesten varios intentos, varios Still Point y unwinding, pero estaremos ahí hasta que lo consigamos.
De nuevo tendremos que realizar los ocho pasos que anteriormente hemos descrito en el ajuste del parietal.

El contacto es suave y tenemos que notar la sensación de que el hueso se imanta y se pega a los dedos en la parte más prominente del parietal. Siguiendo la línea central de la nariz estaremos en la sutura sagital, y nunca taparemos con los dedos esta sutura, para permitir su apertura y cierre.
De nuevo también podemos aplicar una ligera fuerza física de separación de los parietales sobre su sutura sagital si la lesión es muy fuerte y persistente. En cualquier caso en que usemos el trabajo osteopático sobre una sutura lo haremos suave, progresivo y mantenido por unos minutos. Mas vale poca fuerza pero mantenida cinco minutos que mucha fuerza en pocos segundos. También pondremos la intención para que  el líquido cefalorraquídeo vaya hacia la sutura que estamos separando con un tacto suave pero efectivo.  Este trabajo es seguro y efectivo. Se trata de enviar con la voluntad al líquido cefalorraquídeo para que vaya hacia el lado de la sutura que estamos abriendo ligeramente con nuestras manos. Al hacerlo así evitamos que se pueda lastimar la fascia que se encuentre en el interior de las suturas. Es una fina membrana de fascia, por donde circula el líquido cefalorraquídeo.

 

 

Ajustar los huesos palatinos Los palatinos al igual que el vómer se pueden tocar, nosotros pondremos muy suavemente dos dedos al fondo de la bóveda bucal, del paladar duro y los palatinos se encontrarán a cada lado del vómer.Si la boca es pequeña como la de un niño entonces lo haremos con un sólo dedo en un palatino y luego el otro palatino con un dedo.Sentiremos el movimiento respiratorio de los palatinos en la flexión craneal, como realizan una rotación externa y en la extensión hacen una rotación interna. O notaremos como descienden y lateralizan. Aquí tenemos el dedo en la entalladura del vómer, a cada lado del vómer se encuentran los palatinos.

Observaremos como el movimiento del esfenoides influye en el descenso de los palatinos, sobre todo a través de las apófisis pterigoidea. Es como una palanca. Entonces notaremos en los dedos como un descenso y una apertura, un ascenso y un cierre. Flexión rotación externa extensión rotación interna.La lesión de los palatinos puede ser como la  del vómer, cada palatino puede rotar en su eje, pues son individuales, o en traslación lateral,  estos giros son movimientos  patológicos.Otras patologías que pueden provocar la alteración mecánica de los palatinos junto con el vómer son: patologías auditivas, del nervio trigémino, acúfenos, alergias respiratorias de las vías altas, trastornos en la deglución, trastornos de las cuerdas vocales, defectos en la vocalización, infecciones de garganta o de encías, etc.Parece que los palatinos actúan de caja de resonancia, cuando hablamos los palatinos están vibrando, moviéndose.Aquí realizaremos el test con dos dedos pero a la hora de tratar lo realizaremos con un sólo dedo en el lado de la lesión de la falta de movilidad.

Llevaremos el hueso palatino lesionado a más lesión para luego acompañarlo a su lugar y a su movimiento respiratorio fisiológico. Primero potenciarle la lesión para hacer el desenroscamiento ahí, luego el sólo volverá a su sitio y entonces es cuando hacemos la parada en el vaciado a los dos palatinos juntos. Impedimos el llenado y vendrá otro desenroscamiento, giramos con nuestra intención y con el ojo de la mente el desenroscamiento a todos los sentidos que el tejido nos lleve. Es como seguir con la mirada la zona a tratar. Luego vendrá la parada neurológica y al poco volverá en impulso rítmico craneal mejorado. Realizar varias veces todo el proceso ayudará a mejorar esta zona tan importante.Procuraremos poner toda la energía posible en el interior del paciente para con el ojo de la mente disolver las posibles tensiones en las suturas palatinas y así devolver el movimiento respiratorio primario en la zona con un buen ritmo y simetría.Un proceso que sucede con los niños que nacen por cesárea es que la osificación de los palatinos sucede muy prematuramente  de manera que el paladar tiende a calcificarse. Estos niños pueden recurrir en problemas de adaptación, de aprendizaje o de maduración. Ya que los palatinos son apareados con el vómer y si existe resistencia en los palatinos por osificación el esfenoides se verá seriamente afectado. Trabajar con los niños es de lo mejor para ellos y su futuro.

En el nacimiento el bebe debe de pasar por la experiencia de la superposición de fontanelas y un enorme acercamiento de los palatinos. Total que todo se comprime para volver a abrirse. Si el bebe nace por cesárea no puede vivir esta experiencia y tenderá todo a osificarse mucho antes. Las suturas craneales se sueldan mucho antes y el cráneo se endurece con mucha anticipación. Nuestro trabajo está en liberar las tensiones de las membranas.

 

 

TECNICAS PARA LA LIBERACION DE LOS HUESOS NASALES

Repetiremos las técnicas cráneo-sacrales en la sutura nasión o en la sutura internasal.
Gentilmente forzaremos una parada del movimiento respiratorio primario en la fase de extensión esfeno-basilar. Desenroscamos el nudo facial y después le permitimos que vuelva su movimiento respiratorio mejorado. Podemos hacerlo tanto en la parte de arriba en el nasión como en la  sutura internasal.
Otra técnica que podemos hacer es la de tracción de la sutura del nasión y mantenemos mientras se hace un desenroscamiento o unwinding en todas las direcciones, sosteniéndolo allí arriba. Este trabajo es para que la fascia retronasal empiece a estirarse y tengamos más amplitud en los cornetes nasales y tengamos más espacio de entrada de aire en los cornetes nasales.
Tenemos dos técnicas: una para disociar la glabela frontal de los huesos nasales y la segunda técnica es para disociar los huesos nasales del cartílago nasal. Los dedos hacen lo mismo lo que cambia es la altura de apoyo. Primero sentir como respira la glabela pronto nasal y la segunda es entre el hueso nasal y los cartílagos. Todo respira.
Los huesos nasales tienen un movimiento de rotación parecido al vómer, o sea tiene un eje de rotación horizontal que lo atraviesa. Notaremos como en la fase de extensión ascienden y bajan y en la fase flexión o de llenado los huesos nasales se elevan y después  descienden. Para liberar los huesos nasales del frontal mi pulgar se apoyara sobre la glabela del hueso frontal mientras que la otra en forma de pinza, pinzaré los dos huesos nasales.
Podemos observar nuestra capacidad respiratoria pulmonar antes del trabajo y después de realizar estas técnicas, tendremos mejor percepción del aire que respiramos y mayor capacidad.
En cualquier sutura o hueso podremos sentir el movimiento respiratorio primario y si no lo tiene con nuestras manos realizaremos un desenroscamiento del tejido fascial. El ojo de nuestra mente viajara por el interior del tejido, penetrando en la tensión y pidiéndole que se relaje y se desenrosque. Mientras tanto nuestras manos estarán girando y moviéndose en todas las direcciones que se requiera. Después vendrá o forzaremos una parada neurológica durante unos segundos hasta que retorne el movimiento respiratorio de la zona.

 

 

 

 

 

TÉCNICA PARA AJUSTAR Y EQUILIBRAR EL FRONTAL

Si percibo que el hueso frontal tiene un eje de rotación, entonces habrá una fijación en donde el movimiento es menor. Notaremos entonces que un lado del frontal se eleva mucho más que el otro lado. Nuestras manos irán hacia la parte que no se mueve, hacia donde parece que hay un nudo aquí la mantendremos hasta que podamos reblandecer ese nudo. Mi intención será la de liberar, por lo tanto mis censores notarán esta reacción y mis dedos tocarán y absorberán las tensiones en la sutura bloqueada.

Dicho de otra manera  y usando la técnica cráneo-sacral haremos lo siguiente:

  • Escuchar el impulso rítmico craneal y sentirlo durante varios ciclos. Sentir la tensión reciproca de la membrana dura madre en todo el cráneo.
  • Localizar el tipo de lesión craneal, comprender la tensión reciproca existente y prepararse mentalmente para hacer el tratamiento.
  • Empuja la energía hacia la lesión o lado patológico para aumentar aun más la lesión, efecto que ayudará a que de inmediato se coloque el hueso en su posición. Ahora también podemos parar el lado de más movimiento para ayudar al lado de menos movimiento y hacer que pulse, que respire.
  • Comprobar  de nuevo el movimiento respiratorio primario del frontal. Y observar su mejoría.
  • Ahora muy posiblemente encontraremos asimetría en el movimiento respiratorio primario de ambos lados del frontal.
  • Hacer una parada en el vaciado y mantener ahí el desenroscamiento.
  • Guiar las manos para desatar el nudo fascial y permitir que los tejidos internos borboteen o pulsen. Mantener ahí hasta que se termine el nuevo ajuste fibridal.
  • Ahora vendrá un silencio para que a su debido tiempo se restablezca en impulso rítmico craneal con mayor amplitud y mejor simetría.

  EL HUESO FRONTAL

En la mayoría de los casos patológicos siempre hay un lado del frontal que no se mueve, luego conseguiremos que se muevan pero estarán asimétricos y al tercer tratamiento de la técnica conseguiremos que se abran de forma simétrica y armoniosa.

Para mejorar y potenciar la técnica haremos lo mismo que siempre, viajaremos hacia dentro de los tejidos y visualizaremos las suturas craneales para favorecer con nuestra intención el que se abran las suturas que necesitemos en cada momento. Se trata de ver con el ojo de la mente como las suturas y las membranas hacen el ajuste como nosotros deseamos, por supuesto para la mejoría del paciente. Por eso un correcto diagnostico es de vital importancia.

Es importante la liberación de las fijaciones suturales de todo el cráneo, por tanto si notamos alguna región craneal mucho más bloqueada vamos a usar la liberación funcional que la osteopatía nos ha heredado.  Podremos hacer una ligera tracción mecánica sostenida y ayudar a que todas las suturas craneales se encuentren libres de cargas y dejar que el LCR y la tensión de las membranas internas trabajen sobre la presión hidrodinámica del cerebro y sobre las suturas.

Tras la liberación de este hueso frontal la hoz del cerebelo se verá más relajado y a su vez la gran vena que circula por su parte inferior podrá transportar mucha más cantidad de sangre y todas las áreas circundantes se beneficiarán.

 

. Yo personalmente uso el impulso rítmico craneal, o movimiento respiratorio primario para seguir esa fluctuación energética por el aura de la persona y, asi percibo cinestésicamente los nudos de energía o quistes energéticos. Una vez localizado ese torbellino de energía retorcida y, que puede adoptar diferentes formas y tamaños, se procede a su disolución y limpieza. Después de tiene que recargar la zona del aura afectada y, volver a realizar esta sanación en los próximos dias, para asegurar que esa zona del aura quede reflejando correctamente las mareas internas del ser humano.

Si fortalecemos el campo de energía humano, la salud integral e innata del ser humano se realiza de forma automática.

Estoy totalmente convencido que con estas cuatro técnicas a aplicar se obtienen resultados verdaderamente asombrosos y, que con cualquier otra terapia manual directamente en el cuerpo, parece una labor ardua, sino imposible.

 

VAMOS A AJUSTAR Y EQUILIBRAR EL HUESO TEMPORAL

El diseño de los temporales y de las suturas biseladas como las agallas de un pez, le proporciono a William G. Sutherland la idea original del concepto del movimiento óseo craneal.
Entre las membranas, tanto la vertical como la horizontal y el líquido cefalorraquídeo el cerebro está en constante estado de flotación. Esto sirve para que cualquier impacto traumático pueda absorber el impacto sin dañarse el mismo cerebro, debido al estar acolchado en un medio acuático.
Todo lo que hagamos en los temporales y en el ATM va a repercutir en la membrana horizontal, en el tentórium, sobre la tienda del cerebro, donde el cerebro se asienta.
Entramos en la membrana horizontal a través del temporal.
Los temporales tienen un movimiento complejo. Tiene un movimiento de rotación antero-posterior y después un movimiento de separación, todo muy unido. Parece que los temporales se abren primero en su parte inferior, en los mastoides y luego en su parte superior. Es como un bamboleo que hará que se vaya cerrando en su parte inferior a la vez que se abre en su parte superior. Es como la abertura de las escamas de los peces pero con rotación, rotación anterior y posterior. Todo acompañado de su movimiento de expansión y contracción.

Colocamos al paciente en decúbito supino y nosotros detrás de su cabeza.
Para escuchar el movimiento respiratorio de los temporales colocaremos el dedo medio en el oído, el índice en la temporo-mandibular y el anular en la mastoides. La parte tenar de mis manos hace contacto con la cabeza por detrás de las orejas.
Aquí mantendremos una calma y un silencio interior para sentir y percibir durante varios ciclos el movimiento respiratorio primario de los temporales.
La escucha del movimiento respiratorio primario en cualquier parte del cuerpo, podemos usar la forma o técnica que mejor nos convenza. Ya que es algo que muy sutil y particular de cada uno.  Yo utilizo mi habilidad cinestésica para percibir el movimiento respiratorio primario como una pulsación energética que dirige mis manos, sin contacto con el cuerpo marcándome en movimiento existente en dicha zona.
Para ayudar en el movimiento respiratorio de este hueso tenemos tres técnicas: una técnica de balanceo, una de mecanismo de rotación antero-posterior y la última de descompresión del temporal o tirón de orejas.

 


Técnica del balanceo.
Aquí es cuando los temporales se empiezan a ajustar.
Lo hacemos a través de las apófisis mastoides.
Primero la escucha.
Segundo seguir el movimiento. Las apófisis mastoides se van a mover en una especie de ocho. Observaremos cual de ellas tiene más movimiento, para irnos a la de menos movimiento para devolverle el movimiento del bamboleo. Para ello freno el bamboleo a la que tiene más movimiento, lo freno con la intención en un lado y acelero el otro. Luego suelto de los dos y se recuperara el sólo.
Una vez tengo el movimiento de los dos por igual los freno a los dos por igual en el momento del vaciado y obtendremos la parada o Still Point. Luego vendrá un borboteo o desenroscamiento que acompañaremos dure el tiempo que dure. Después tendremos la parada neurológica, momento que el organismo usa para reorganizar su pulso. Y ya al final  reaparecerá de nuevo el ritmo de flexo-extensión, con mucha mejor calidad y ritmo.
Al abrirse la mastoides el cuarto ventrículo del cráneo se llena de líquido cefalorraquídeo.
Tercero rotación de los temporales.
El temporal hace apertura lateral y movimiento antero-posterior de flexión y extensión. Flexión, apertura de mastoides, cierre y extensión.
Para que los mastoides se puedan abrir tiene que haber un eje de rotación. Se trabaja con el dedo medio que actúa de eje de pivote de rotación dentro del oído. El índice va a la parte superior del temporal y el anular a la altura del mastoides.
Primero notamos el movimiento, luego exageramos la lesión, primero para un lado, luego para el otro, en sentido de la lesión. Luego del borboteo se frena y vuelve a funcionar en flexo-extensión. Como en casi toda la terapia es un trabajo con la intención, con nuestra energía, voluntad y amor.
Tercero el tirón de orejas.
Es la tercera técnica para ajustar los temporales.
Cogemos las orejas en horizontal muy suave y estiramos. Sentiremos que las agallas, las suturas, cederán. O muy posible es que una ceda y la otra se quede fija. Pediremos con la intención a la que se queda fija que se libere. Haremos una tracción horizontal y ligeramente oblicua hacia abajo, hacia los hombros. Aquí estiramos la tienda del cerebro.
Nuestra conciencia viajará por el interior de las suturas del temporal desenroscando el posible nudo fascial y visualizando su correcta apertura. Este tirón de orejas es para abrir la escama anterior.
Alrededor del oído externo existen muchas líneas de acupuntura o meridianos de energía. El oído es uno de los sentidos más importantes, pues en su interior está el sistema del equilibrio.
Nosotros,  podemos usar alguna otra técnica osteopática o energética para poder liberar cualquier sutura, ligamento, articulación o músculo. Nuestra práctica y corroboración de las diferentes técnicas que podamos usar, nos dirán lo efectivas y saludables que pueden ser.
El camino a la investigación esta abierto y la experiencia adquirida hasta hoy en día, así como las investigaciones científicas realizadas son escasas.

AJUSTAR EL HUESO LAGRIMAL
Para percibir y mejorar todo su movimiento respiratorio utilizaremos la misma técnica que en los demás casos.
Colocamos el pulgar en una mitad del hueso nasal y el índice en el hueso unguis, con un apoyo muy suave. Trataremos de percibir su movimiento de expansión o apertura en la flexión y en la extensión un cierre o contracción. Es el mismo movimiento que el hueso zigomático. Buscaremos el movimiento de la restricción, en el caso de que este cerrado procuráremos cerrarlo un poco más y desenroscar el nudo fascial, poner toda nuestra concentración en esa zona y esperar a que el sólo vuelva con su movimiento de apertura y cierre.
Este hueso es el que forma el conducto lagrimal y tenemos que liberar sus tensiones.
También podemos liberar los dos lagrimales o unguis a la vez. Sentiremos su movimiento y si uno respira y el otro no podemos bloquear el que tiene el movimiento fisiológico correcto y llevar esa fuerza o atención hacia el unguis patológico, hasta que este se libere. Acompañar varios movimientos respiratorios y soltar para sentir el IRC en ambos unguis.
Las patologías del hueso unguis son patologías de deshidratación nasal, resecación de los conductos lagrimales, infecciones oculares, deshidratación del glóbulo ocular, conjuntivitis crónicas, etc. con una técnica tan simple podemos hacer una gran ayuda para toda esta zona.
Entonces tenemos que trabajar los huesos zigomáticos, nasales y el unguis.
Así ya tenemos todo el rostro casi hecho.
Después de trabajar todo el paladar duro tendremos que volver a trabajar la articulación temporo-mandibular, el temporal y el esfenoides, para encajar todo a la perfección.
Notaremos como después de trabajar el paladar duro el ATM tendrá mucho más amplitud movimiento, pues hemos trabajado toda la encrucijada temporo-mandibular, a través del vómer, de los palatinos y a través del temporal.
Tenemos que trabajar el paladar duro: maxilar superior, vómer, palatinos, esfenoides, temporales y ATM. Usaremos las tres técnicas de los temporales, el bamboleo, rotación y tirón de orejas.
Es importante conectar el paladar duro con el esfenoides y con los temporales y el ATM, para conectarlo todo.

 

VOLVER HA HACER EL CV4

Después de hacer los huesos craneales y la mandíbula deberemos de volver a hacer un CV4, o sea volver a hacer una parada y ajuste del occipital.
Paramos el ritmo del occipital en el momento del vaciado, e impedimos el llenado y entonces va ha venir un borboteo mayor todavía que los anteriores. Vendrá una parada y volverá el nuevo ritmo con más amplitud y simetría.
El realizar el CV4 al final de la sesión es como hacer una copia de seguridad a un ordenador. Le pedimos al cuerpo que no se olvide del trabajo que hemos hecho. Realizamos de nuevo esta técnica para después de haber realizado los diferentes ajustes de las membranas craneales, o sea después de haber relajado las tensiones craneales o del ATM, al final de la sesión tendremos una nueva estabilidad craneal y por tanto tendremos que volver a la sincondrosis esfeno-basilar para volver ha realizar un nuevo ajuste basado en el nuevo acople general de toda la cabeza. Por tanto realizaremos un CV4, aunque tenga un buen ritmo en el CV4 deberemos hacer una parada para que entre en memoria un nuevo programa.
Seguramente ahora notemos un buen ritmo en el occipital y en el mastoides inclusive.

 

Yo personalmente uso el impulso rítmico craneal, o movimiento respiratorio primario para seguir esa fluctuación energética por el aura de la persona y, asi percibo cinestésicamente los nudos de energía o quistes energéticos. Una vez localizado ese torbellino de energía retorcida y, que puede adoptar diferentes formas y tamaños, se procede a su disolución y limpieza. Después de tiene que recargar la zona del aura afectada y, volver a realizar esta sanación en los próximos dias, para asegurar que esa zona del aura quede reflejando correctamente las mareas internas del ser humano.

Si fortalecemos el campo de energía humano, la salud integral e innata del ser humano se realiza de forma automática.

Estoy totalmente convencido que con estas cuatro técnicas a aplicar se obtienen resultados verdaderamente asombrosos y, que con cualquier otra terapia manual directamente en el cuerpo, parece una labor ardua, sino imposible.

Asi que yo, Juan Carlos , diría que, la medicina del mañana se fundamentará en sanar y limpiar el campo de energía humana y dejar que el cuerpo-alma-espíritu realice los ajustes necesarios en el cuerpo físico.

 

 

VOLVER