Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

Compresión y descompresión del esfenoides

Palpación La escucha El CV 4 Punto de parada Desenroscamiento Descomprimir el Atlas

 

LA TÉCNICA DE COMPRESIÓN Y DESCOMPRESIÓN DEL ESFENOIDES

Cogemos el occipital con los dedos de ambas manos y con los pulgares las alas del esfenoides.
Lo primero que hacemos es la escucha durante varias respiraciones. Localizaremos el tipo de lesión, a ver que ala del esfenoides tiene mayor restricción o mayor movimiento distorsionado. Podemos tener un ala mayor más anteriorizada, o más alta que la otra, etc. Averiguaremos el lado que es el patológico.
Lo segundo es que seguiremos el movimiento de distorsión, el patológico, llevaremos el esfenoides un poco más hacia el lado de la lesión, con nuestra intención vamos a empujar el esfenoides hacia el lado patológico, para después hacer el unwinding.
Aquí acompañaremos a nuestras manos en todas las direcciones que el desenroscamiento nos lleve. A ver donde quiere ir, hacia arriba, hacia abajo, de lado, da igual la mano va a moverse en su libertad de distorsión. De repente el esfenoides volverá a su posición idónea.
Lo tercero que hacemos es relajar y permitir de nuevo el movimiento respiratorio normal del esfenoides. Cuando sentimos que el esfenoides está en extensión, aquí es donde vamos a fijar las alas del esfenoides y las vamos a llevar a más extensión o compresión todavía, este es el momento del vaciado del LCR.
Aquí impediremos que el esfenoides realice el llenado, evitaremos con nuestra intención que el esfenoides siga respirando, para hacer un Still Point y un Unwinding.  Ahora hemos realizado el proceso de compresión del esfenoides.
También haremos lo mismo en el proceso de descompresión del esfenoides, por eso lo llamamos compresión y descompresión.
Recordemos los movimientos que el occipital y el esfenoides realizan, si el occipital hace flexión posterior el esfenoides hace flexión anterior. Los movimientos de flexión lo están dando el llenado y los de extensión el vaciado. Cuando ambos huesos llegan a su máximo vaciado, fijamos las alas, nuestra intención es fijar las alas. Después tendremos el balanceo multidireccional, lo mantendremos. Luego nos dará una parada, para después darnos un movimiento de más flexión y de más extensión.
Total que el tercer punto es compresión en extensión y dará comienzo su rebeldía o borboteo.
El cuarto punto es descompresión en flexión. Se realiza en máximo llenado y entonces nosotros le empujamos más en llenado, más hacia abajo, más en flexión o llenado y mantenerlo ahí. Luego regresaré con él y observaré los cambios sucedidos entre el extremo de la flexión y el extremo de la extensión todo lo que hemos ganado en el movimiento del esfenoides. De eso se trata, de liberar todo lo posible el movimiento del esfenoides.
Es muy importante y complejo el movimiento del esfenoides.
Este hueso craneal es de vital importancia, ya que  el quiasma óptico se apoya en las alas del esfenoides y éste controla parte de la tensión de las membranas del cerebro y, por tanto, una torsión en su movimiento afectará en una torsión en las membranas del cerebro. A su vez las membranas torsionarán los senos vasculares, tanto el seno sagital, como el seno recto que es el que alimenta los nervios ópticos. Si liberamos el esfenoides de su torsión estaremos inervando los vasos vasculares de la cabeza, o sea, mejorando el riego circulatorio. Cualquier distorsión del esfenoides es una distorsión de la membrana vertical y de la membrana horizontal.

En resumen:
1-  ESCUCHA DEL IRC, SEGUIMOS SU MOVIMIENTO.
2-  EN LA FASE DE EXTENSIÓN HACEMOS LA COMPRESION LO         SUJETAMOS  E  IMPEDIMOS  QUE  SIGA  RESPIRANDO.
3-  BORBOTEO,  DESENROSCAMIENTO Y PARADA.
4-  AHORA EN LA FASE DE FLEXION HACEMOS LA DESCOMPRESION.
5-  MANTENEMOS AHÍ. BORBOTEO.PARADA
6-  VUELTA DEL RITMO CON MAYOR AMPLITUD

tec1Haz cli en la foto tec2Haz clic en la foto tec3

Paras seguir el movimiento del ritmo tendremos un contacto con la piel de gramos con nuestro pulgar y en dirección ocular hacia los ojos.
Podemos frotar fuertemente los pulgares para aumentar la temperatura de los receptores y mejorar la sensibilidad de nuestros dedos, Pues el movimiento del esfenoides es más sutil que el de los demás huesos del cráneo.
Las alas del esfenoides están fuera de los puntos de acupuntura. Cuando nos duele la cabeza solemos masajear ahí en las sienes, donde están las alas del esfenoides, encontrando un alivio temporal.
Pero al no poner la técnica y la intención no liberamos el movimiento del esfenoides en toda su perfección.
Como anécdota algunos filósofos antiguos decían que la parte de ángel que tiene el ser humano es a través de las alas que tiene escondidas en el interior de la cabeza. Es de vital trascendencia el movimiento de este hueso que se conecta con el hueso frontal, con los temporales, los zigomáticos, con los parietales y el occipital y con los huesos del rostro.
Cualquier modificación del esfenoides por impactación en el cráneo en cualquier sitio provocará diferentes adaptaciones membranosas que ocasionarán restricciones de movilidad por algún sitio y aumento de movilidad por otros, para compensar el traumatismo. Esto es lo que llamamos tensiones reciprocas.
Hemos visto que el hueso frontal y el hueso parietal y la compresión y descompresión del esfenoides trabajan en la membrana vertical, la hoz del cerebro.

VOLVER HA HACER EL CV4

Después de hacer los huesos craneales y la mandíbula deberemos de volver a hacer un CV4, o sea volver a hacer una parada y ajuste del occipital.
Paramos el ritmo del occipital en el momento del vaciado, e impedimos el llenado y entonces va ha venir un borboteo mayor todavía que los anteriores. Vendrá una parada y volverá el nuevo ritmo con más amplitud y simetría.
El realizar el CV4 al final de la sesión es como hacer una copia de seguridad a un ordenador. Le pedimos al cuerpo que no se olvide del trabajo que hemos hecho. Realizamos de nuevo esta técnica para después de haber realizado los diferentes ajustes de las membranas craneales, o sea después de haber relajado las tensiones craneales o del ATM, al final de la sesión tendremos una nueva estabilidad craneal y por tanto tendremos que volver a la sincondrosis esfeno-basilar para volver ha realizar un nuevo ajuste basado en el nuevo acople general de toda la cabeza. Por tanto realizaremos un CV4, aunque tenga un buen ritmo en el CV4 deberemos hacer una parada para que entre en memoria un nuevo programa.
Seguramente ahora notemos un buen ritmo en el occipital y en el mastoides inclusive.

VOLVER