Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

Tratamiento esfenobasilar

 

Articulación

esfenobasilar

Lesión

esfenobasilar

Disfunción

esfenobasilar

Manipulación

esfenobasilar

Tratamiento

esfenobasilar

Variantes

esfenobasilar

Fotos

esfenobasilar

LAS TECNICAS PARA REGULAR EL IMPULSO RÍTMICO CRANEAL

El terapeuta lo primero que tiene que hacer es escuchar el movimiento respiratorio primario, entrar en sintonía con esta pulsación. Este proceso tal vez es el más complicado por su sutilidad y por no estar acostumbrados a escucharlo.
Sin embargo la práctica, la constancia y la sensibilidad que poco a poco vamos adquiriendo, nos traerán la percepción fácil y rápida de este movimiento respiratorio primario.
Nosotros después de escuchar y seguir el movimiento respiratorio primario de la zona que estamos tratando por varias respiraciones, tendremos que saber el tipo de lesión que existe y la parte de la zona que no respira, o que no lo hace correctamente.
Después de este proceso de escucha vendrá por el sólo, o nosotros podemos inducir un proceso de punto de parada. Esto se hace al tratar de evitar con nuestra intención el siguiente llenado del líquido cefalorraquídeo.

 

PUNTO DE PARADA O STILL POINT

Casi que el pilar fundamental de esta terapia es la técnica de forzar el punto fijo o Still Point.
Para forzar este punto gentilmente impediremos la fase del llenado o expansión del ritmo cráneo-sacral. El punto de parada lo realizaremos con la intención, con nuestra voluntad e intento de que el líquido cefalorraquídeo no pulse, impidamos que respire.
Esta técnica se puede aplicar en cualquier parte del cuerpo, desde el dedo del pie hasta en los parietales, en una sutura o en un músculo pequeño, en un órgano, en una vértebra, da igual, sus beneficios van ha ser muy importantes allá donde lo hagamos.
Con esta técnica ayudamos a que el LCR circule por todo el organismo con un buen ritmo y simetría, o sea que respire correctamente.
El LCR se ve muy influenciado con nuestra mente. Este líquido tan especializado circula en un campo semi-cerrado y sé vera obligado a no pulsar, si así se lo pedimos, lo que creará una presión extra en su circuito, que tras su liberación servirá para mejorar su circulación, y por tanto el tejido fascial se relajara.
El punto fijo se percibe como un apagón del ritmo cráneo-sacral y puede ser interpretado como una oportunidad neurológica para procesar cambios neurológicos en la zona.
O sea el propio IRC del paciente al contacto con nuestras manos y evitando el siguiente llenado del IRC entrará en su proceso de borboteo o desenroscamiento.
Lo mejor de esto es que el LCR es muy influenciable por nuestro pensamiento y por nuestro intento. Así que cuando queramos podemos poner nuestra intención mental y forzar un Still Point. Así que con nuestra mente viajaremos por los tejidos y mantendremos la parada del impulso rítmico craneal.
En la mayoría de los casos puede venir un borboteo y a los minutos el LCR volverá a circular con mayor fuerza. Es como retener el agua de un arroyo durante un rato y después volver a liberarla, en este momento el agua saldrá con mayor fuerza y debido a su presión  podrá limpiar de residuos el arroyo y así poder abrir y ensanchar las parte que estaban bloqueadas o atascadas.
Practicar el punto de parada neurológica fortalece las fascias y por tanto el órgano o sistema en el que se encuentra.
Si practicamos esta técnica en cualquier parte del cuerpo que sintamos dolor o exista alguna enfermedad, ayudaremos a que el líquido cefalorraquídeo circule por su interior y por tanto todo el sistema nervioso central pueda conectarse con la zona y realizar todos los ajustes necesarios para su auto-curación.

 

EL UNWINDING O DESENROSCAMIENTO

Después de la escucha del movimiento respiratorio craneal y de inducir el punto de parada o Still Point, vendrá casi con total seguridad y de una manera espontánea un proceso de desenroscamiento llamado también  unwinding.
El unwinding es un movimiento fisiológico inherente correctivo que puede ser inducido desde el sistema nervioso, desde nuestra voluntad o intento.
Esta es una técnica muy importante de esta terapia.
O sea después del punto de parada o Still Point vendrá y sentiremos como el sistema empieza a desorganizarse rítmicamente, empieza un borboteo o temblor en la zona.
Nosotros con nuestras manos tenemos que seguir o acompañar este desenroscamiento natural que el tejido efectúa. Nuestras manos girarán en todas las direcciones, subirán, bajarán, darán vueltas en un sentido y en otro, harán zigzag, se separarán del cuerpo, volverán a aproximarse, se moverán más rápido, luego más lento, hasta que el tejido se encuentre libre de esa tensión que estamos liberando en este proceso de Unwinding o desenroscamiento.
En este momento es cuando las fibrillas minúsculas del tejido fascial van encontrando una mejor alineación y se orientan en una nueva dirección, idónea para que el tejido fascial se relaje y por tanto permita que el IRC entre en sus fibrillas o forme parte del proceso de expansión y contracción.
El desenroscamiento es un proceso que cuando colocamos nuestras manos en el cuerpo el sólo viene. Aunque este proceso se ve mejorado y potenciado cuando viajamos con nuestra mente al interior de los tejidos, cuando ponemos toda nuestra energía y atención al interior de las partes que estamos tratando, e incluso cuando le pedimos al tejido que se relaje o le enviamos algún tipo de color de luz que le pueda favorecer.
Este momento es de vital importancia para esta terapia, por ello dependerá de la energía que en ese momento tenga el terapeuta, de su nivel de conciencia y de su poder de curación.
Estamos llenos de pequeñas y grandes tensiones físicas, musculares, ligamentosas, tendinosas, fasciales o de cualquier otra índole.
Es el momento de deshacer todas las líneas energéticas que envuelven esa tensión, y cuanto más vueltas o movimientos tengamos que hacer alrededor de la zona de tensión será indicativo del nivel o tamaño de la lesión. Si el nudo fascial es grande el desenroscamiento o diarrea quinética será mayor.
Nuestras manos seguirán las líneas de tensión marcando la velocidad y la forma que el tipo de lesión nos indique. Es muy probable que al disolver una forma de tensión redonda nos aparezca otra elíptica y luego una línea que nos lleve a otra parte del cuerpo del paciente para desenroscar otra forma elíptica o lineal o cualquier tipo de línea de tensión.
Las líneas energéticas que rodean nuestro cuerpo en forma de tensión pueden ser de muchas maneras o clases, redondas, elípticas, en espiral, con diferentes tamaños, diámetros y número de vueltas, en forma cuadrada o triangular, unas se entrelazan con otras, etc. casi en cualquier parte del cuerpo podemos tener un tejido contraído que mejoraremos su estado descargándolo de energía mediante la técnica de disolver todas las líneas energéticas de su alrededor. Este hecho se puede hacer simplemente acariciando y masajeando dicha zona contraída. Si tenemos habilidades sanadoras este proceso de desenroscamiento será muy efectivo y salutífero.
Este proceso es cuando el terapeuta y el trauma o la tensión del paciente se convierten en uno y el terapeuta tiene que absorber dicha tensión a través suya y hacerla trascender, elevarla o hacerla desaparecer. Por tanto es posible que el terapeuta realice pequeños movimientos o giros sobre si, a la vez que mueve las manos para hacer el efecto de espiral y conseguir eliminar dicha tensión con mayor rapidez y efectividad.
Existe un profundo intercambio de energía en este momento que puede que genere al terapeuta o al paciente algún pequeño espasmo, eructo, temblor, respiración acelerada, o cualquier otro movimiento involuntario que permitiremos que suceda, para favorecer el desenroscamiento. Todo esto es muy buena señal de que algo sé esta moviendo en ambas personas y que la transferencia y liberación de energía está sucediendo.
A veces el unwinding no es apreciable y otras veces es dramático, con borboteos en los tejidos y diarreas quinestésicas,  o sea de movimientos involuntarios y violentos.
Tenemos que aprender a escuchar la tendencia del cuerpo a moverse, doblarse o rotar y seguir ese movimiento terapéutico espontáneo, para liberar las tensiones.
Tenemos que sentir la energía en nuestras manos y allí donde notemos la energía con más fuerza, allí donde esté el bloqueo nos quedaremos ahí un rato.
Si continuamos descargando energía el bloqueo se reducirá y se restablecerá la corriente energética. Mantendremos el contacto con este punto de energía bloqueada hasta que no sintamos ninguna diferencia con el área que lo rodea o hasta que vuelva el impulso rítmico craneal. Luego moveremos las manos hasta que encontremos otro punto de tensión o bloqueo energético.
Este desenroscamiento es una de las técnicas más efectivas para aliviar las tensiones o bloqueos energéticos.
El caso es que el desenroscamiento sobreviene en todos los procesos de esta terapia, desde el cráneo hasta el diafragma pélvico.
El desenroscamiento viene siempre después de colocar nuestras manos en el tejido, hueso o sutura y después de impedir con nuestra intención el siguiente proceso de expansión o llenado del LCR. El tejido va ha dejar de respirar y entonces casi de inmediato viene un proceso de borboteo o desenroscamiento del tejido fascial
En muchas ocasiones hemos querido doblarnos o hacer girar los brazos o las piernas, para encontrarnos mejor y ajustar nuestro cuerpo. Este desenroscamiento espontáneo es un acto natural que si aprendemos a utilizarlo nos será de gran ayuda en el intento de liberar las tensiones internas del tejido fascial.
Hasta el bostezo o el desperezamiento típico de las mañanas los podemos considerar como un desenroscamiento del tejido fascial.
También se realiza un ajuste de este tejido en los momentos de llanto o risa, en los eructos o aires estomacales o anales, en el castañeo por un nerviosismo o por el frío, en los espasmos o tetanias, hay muchas reacciones naturales del cuerpo que conllevan inevitablemente a una liberación de una tensión corporal y por tanto a un nuevo y mejor ajuste del tejido fascial.
Hoy en día hay varias escuelas de expresión corporal, danza libre y otras que usan principios parecidos a este unwinding.
Nosotros si nos dejamos llevar por la espontaneidad y naturalidad del cuerpo, tras un golpe o lesión nuestro instinto es el de colocar nuestras manos en la zona afectada e incluso de acariciarla o hacer círculos alrededor de la zona traumatizada.
De igual manera si nos duele el estomago o cualquier otro órgano o articulación nuestro instinto será el de colocar nuestras manos en su proximidad y moverlas para aliviar el dolor, damos vueltas alrededor de la zona lesionada con nuestras manos, acariciamos la zona de muchas maneras y al final las manos se deben de quedar quietas en la zona dolorida, durante un buen rato.
También se puede usar la técnica de poner la mano izquierda para absorber la tensión o energía psíquica y purificarla a través del amor en nuestro corazón. La mano derecha es la que dará energía nueva y salutífera.
Esto también  lo podemos considerar como un desenroscamiento del tejido fascial que nos ayudará a que la tensión interna mejore y se convierta en tejido fascial relajado, abierto a que circule por su interior el impulso rítmico craneal.
En la parada neurológica que se realiza por sí sola después del proceso del desenroscamiento y que trás esta parada, el movimiento respiratorio vendrá con mayor fuerza y equilibrio. Se percibe como un apagón del IRC y una oportunidad para procesar cambios neurológicos.
Si hacemos esta técnica en todos los tejidos que nos duelan o estén tensos, nuestra salud y vitalidad general mejorarán indudablemente.
Todo el cuerpo es una fascia en perfecta comunicación entre ella y el sistema nervioso central y periférico. Tenemos que procurar que todas nuestras fascias estén relajadas y pueda circular por ella el IRC. Este va ha ser nuestro trabajo en esta terapia.
Lo que suele pasarnos es que nos cansamos antes de poder ver y observar los resultados.
Si le hacemos el desenroscamiento  a una parte del cuerpo, ésta mejorará, pero seguro que tenemos más fibras o tejidos internos que requieren que le hagamos esta técnica, el caso es que todo el cuerpo es una fascia y muchas de éstas están esclerotizadas y necesitan de nuestro cuidado.
Si sanamos una pequeña parte del tejido fascial nuestro Ser total no notará casi el cambio a escala general, aunque si que podremos percibirlo mediante el tacto.
La mejoría general la notaremos si estamos perceptibles a nuestro Ser o nuestra salud general y al cabo de varias sesiones terapéuticas.
Si el LCR pulsa  con normalidad por el interior de las fascias es casi imposible que este tejido y sus alrededores se encuentren tensos o con problemas. El problema está en que el LCR no circula, debido a que las fascias se tensan con mucha facilidad, principalmente por motivos psicológicos o psíquicos, como el estrés, los trastornos emocionales o mentales, los sobresaltos emocionales como el miedo, los golpes o lesiones, etc.
En muchos momentos del día nuestro cuerpo reacciona y se tensa por diversas circunstancias emocionales, mentales, o de cualquier otra índole. Nuestro trabajo personal reside en saber soltar la tensión a su debido tiempo y asimilar correctamente todas las situaciones.
Un refrán que nos puede ayudar es que no nos preocupen los problemas, si no que simplemente nos ocupemos de ellos. También tenemos que tener en cuenta las situaciones que nos están estresando y procurar evitarlas.

 

PARADA NEUROLOGICA

Después del borboteo o desenroscamiento vendrá una parada neurológica, una parada del impulso rítmico craneal, un silencio, una tranquilidad después del estrés del unwinding.
Esto se puede interpretar como un momento de paz para que el sistema nervioso central y el tejido fascial se reorganicen y equilibren para el nuevo y mejorado IRC.
Al cabo de unos segundos o pocos minutos vendrá el impulso rítmico craneal con mayor amplitud, simetría y mejor ritmo. Nosotros seguiremos con nuestro ligero contacto en la zona hasta que vuelva el impulso rítmico craneal. De nuevo, si tardara en volver el impulso rítmico craneal sería indicativo de la importancia de la lesión.
Al volver el impulso rítmico craneal en todo el cuerpo conseguiremos que el micro articulaciones del cuerpo, las suturas craneales, el sacro con la pelvis, etc., recobren su movimiento de flexo-extensión.
Este es un bello momento en donde podemos observar la curación sutil de la zona, la vuelta a la normalidad del IRC en la zona que estamos tratando.
El cuerpo, una vez establecido este movimiento respiratorio y por tanto pulsando su campo energético, el sistema nervioso central y periférico están de nuevo mejor conectados y ellos se encargarán de llevar toda la sanación y la salud a la zona. La comunicación neurológica y eléctrica de la zona funcionará mucho mejor y el cuerpo sabrá llevar toda la actividad química, motora o fisiológica a la zona, para su recuperación.
Por supuesto gracias a los movimientos de flexión y extensión cráneo-sacral la circulación sanguínea del cerebro, y de todo el organismo se mejorará considerablemente, sobre todo en las uniones de los huesos, tendones y ligamentos. Por ejemplo entre las suturas craneales existen micro venillas y tejido fascial que recobrarán su salud si desbloqueamos las suturas craneales.
El cuerpo es suficientemente sabio para reencontrar su homeostasis.

 

 

Yo personalmente uso el impulso rítmico craneal, o movimiento respiratorio primario para seguir esa fluctuación energética por el aura de la persona y, asi percibo cinestésicamente los nudos de energía o quistes energéticos. Una vez localizado ese torbellino de energía retorcida y, que puede adoptar diferentes formas y tamaños, se procede a su disolución y limpieza. Después de tiene que recargar la zona del aura afectada y, volver a realizar esta sanación en los próximos dias, para asegurar que esa zona del aura quede reflejando correctamente las mareas internas del ser humano.

Si fortalecemos el campo de energía humano, la salud integral e innata del ser humano se realiza de forma automática.

Estoy totalmente convencido que con estas cuatro técnicas a aplicar se obtienen resultados verdaderamente asombrosos y, que con cualquier otra terapia manual directamente en el cuerpo, parece una labor ardua, sino imposible.

Como se observa en estas ilustraciones los nervios espinales irradian a todos nuestros organos, a través de los agujeros interespinales. Pues cuanto mejor sea la energía de nuestra aura, mejor tendremos las mareas energéticas de nuestro cuerpo y mejor sera la comunicación neuronal y nerviosa de nuestro cuerpo. Los nervios espinales son la base de nuestra salud. Si en nuestra aura tenemos muchos nudos de energía, éstos tiran del tejido fascial y a la vez afectarán a los nervios espinales, mediante las tensiones reciprocas que tenemos en todo nuestro organismo.

Toda tensión muscular, enfermedad o cualquier cosa, tiene su contrapartida en el campo energético humano. Casi todas las personas tienen muchos nudos o quistes de energía que sin darse cuenta, los llevan por muchos años o por siempre, debilitando su campo de energía. Estas tensiones afectan sin lugar a dudas de forma sutil a la salud integral de la persona.

Asi que yo, Juan Carlos , diría que la medicina del mañana se fundamentara en sanar y limpiar el campo de energía humana y dejar que el cuerpo-alma-espíritu realice los ajustes necesarios en el cuerpo físico. 

Ponte en contacto con nosotros si quieres participar en algún encuentro periodico que realizamos en Madrid.

También estamos haciendo cursos de crecimiento personal, Reiki y diversas terapias.

Organizamos casi todos los meses encuentros en Madrid capital, para compartir charlas, terapias y crecimiento personal.

Para mantenerte informado y participar tienes que rellenar nuestro formulario de contacto:

Ponte en contacto con nosotros

Gracias por participar y hacer de Madrid una ciudad que crece en consciencia y humanidad

 

Organizamos casi todos los meses encuentros en Madrid capital, para compartir charlas, terapias y crecimiento personal.

Para mantenerte informado y participar tienes que rellenar nuestro formulario de contacto:

Ponte en contacto con nosotros

Gracias por participar y hacer de Madrid una ciudad que crece en consciencia y humanidad.

Colabora con un Me Gusta en esta red social